19 de octubre de 2015

No caigamos en la trampa de la actualidad politica.

Muchas veces caemos en la trampa de perdernos frente a una noticia, frente a una declaración o una contradeclaración de un personajillo o actor político, frente a un chisme o ''bola'', etc., que monopoliza ampliamente nuestra atención. 


Y ahí vamos, arrastrados y devorados por la cotidianidad de la noticia, de la actualidad política. No sería mejor leer, culturizarse, debatir, aprender los rudimentos de la sociología, de la economía, de la política y de la historia para formar criterio y opiniones sólidas, sean estas de cualquier tendencia o de cualquier ideología política? 

Claro, lo ideal sería defender la ideología acorde a nuestros intereses de clase y no dejarse extraviar por matrices de opinión o la manipulación mediática. Pero esto no sucede así por muchas razones, entre las cuales, y la más importante nuestro tiempo devorado por el simple acto de trabajar para sobrevivir. 

Diariamente andamos extraviados y descuidamos lo esencial, lo que deberíamos saber como punto de partida: que la politiquería es una y el entendimiento y comprensión de lo que debería ser esencial para nosotros, es otro; pero esto lo descuidamos. 

Y qué es lo esencial? Lo esencial, en mi opinión, es el estudio aunque sea rudimentario, por lo menos, de los fenómenos historicos, económicos y sociales; sin descuidar, claro esta, el debate, la crítica y la autocrítica. Muchas veces nos llenamos de emotividad frente a hechos que, si bien son condenables, no deberían nublar nuestra lógica y nuestra reflexión.

Ver fotos de injusticias o escuchar declaraciones provocadoras, por ejemplo, y llenarse de lástima o de ira, o banalizar lo politico con memes, consignas polvosas y obsoletas, o con expresiones contra ''arenazis'' o contra ''pericuacos'', eso se llama caer en la trampa de banalizar la política por medio de la ''emotividad política''. Eso no se llama ''opinar''.

La emotividad politica, si bien es generadora de odio y éste a su vez es generador de lucha, la cierto es que ella, la mayor parte del tiempo, nubla el razonamiento. Es mejor politizarse para opinar, debatir, organizarse, movilizarse y reivindicar. Lo demás es panfleto. 

Reyzope

REENVIA A TUS CONTACTOS - IMPRIME - COMPARTE - HAZ PATRIA - COPYLEFT SI SE MENCIONA LA FUENTE ***SIGUENOS CON TU CELULAR!***

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada