12 de octubre de 2015

Día de la Raza: No tenemos nada que celebrar

Día de la Raza: No tenemos nada que celebrar.

Muchas veces nos quedamos con la historia que nos cuentan los libros, o con la historia que nos cuenta la escuela, para entender nuestra realidad conocida como la “historia oficial”. Pero acontece que esa historia tiene una utilidad para aquellos que la cuentan, pero para nosotros y nosotras, gente del pueblo y con una realidad tan dura por enfrentar día a día, esa historia nos suena a engaño.

El 12 de octubre se “celebra” el Día de la Raza, contado desde esa historia oficial" No obstante, ese día, lejos de ser una celebración, debería ser un día de lamentos porque fue el día en que inicia el robo o el saqueo de todo lo que nuestros nativos habían construido: sus creencias, su identidad, su realidad; su cultura, pues, que es lo más sagrado que todo ser humano puede tener. Aparte de haber robado los recursos naturales con los que contaba esta tierra, a eso es que se le conoce como invasión.

Los españoles no vinieron a descubrirnos, ese es un cuento que han querido que asimilemos a la fuerza. Los españoles vinieron a punta de espada, en un acto sumamente violento, a despojar a nuestros ancestros de todas sus riquezas, incluso de la riqueza espiritual. Cambiaron la religión, el politeísmo que respetaba la naturaleza, a un monoteísmo; de la creencia de dioses como el Sol, la lluvia, etc, pasaron a creer en ese dios que tenia poca relación con sus realidades. Hicieron esclavos a los nativos y les asesinaron despiadadamente.
¿Qué hay que celebrar, entonces? ¿Se puede celebrar el robo, se puede celebrar la invasión? Lo más seguro es que para nuestros ancestros, aquel 12 de octubre de 1492 no haya sido una celebración, sino el día en que comenzaron a perderlo todo para que una nación como la española se salvara de la quiebra.

De igual forma, la historia oficial nos hace creer en la Independencia: que el 15 de septiembre de 1821 fuimos un territorio liberado del yugo español. Tal historia tiene verdades que no se cuentan, como esa de que los españoles en ese momento tenían poca presencia. Para ellos, el territorio salvadoreño no tenia mucha importancia, y conseguir la supuesta independencia de España no significó ninguna lucha con los españoles. Lo que en verdad sucedió fue que en el territorio habían muchos dueños de grandes terrenos en los que se cultivaba el añil y lo que necesitaban los terratenientes era no seguirle pagando impuestos a España, porque el añil que se exportaba tenía que pasar por la Capitanía General, ubicada en lo que conocemos hoy como Guatemala, cobrándoles muchos impuesto. De allí la necesidad de que esos terratenientes declararan la independencia para librarse de pagos.

Pero también es necesario decir que el pueblo se había organizado para declarar la independencia, y en el acta de independencia encontramos dos joyas: la primera es la la manifestación de que se declara la independencia para que el pueblo no la realice, porque tendría serios implicaciones para los criollos hacendados que ostentaban el poder en dicho momento. La otra joya es que Gabino Gaínza, intendente de la corona española, queda sin moverse de su puesto. Sin duda hay que tener en cuenta también que el tristemente celebre prócer José Matías Delgado, luego de la llegada de la supuesta independencia, viajó a Estados Unidos, buscando anexar el territorio nacional a esa nación. Entonces, la pregunta obligada es: ¿Cuál independencia, entonces? Si los mismos próceres buscaban que El Salvador dependiera de otros países.

Carlos Molina 

REENVIA A TUS CONTACTOS - IMPRIME - COMPARTE - HAZ PATRIA - COPYLEFT SI SE MENCIONA LA FUENTE ***SIGUENOS CON TU CELULAR!***

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada