26 de marzo de 2010

La esperanza por un país mejor

A estas alturas de la vida, del avance del tiempo político y cronológico, es necesario reconocer que el Tratado de Libre Comercio (TLC) firmado con los Estados Unidos, no produjo los resultados esperados y anunciados con tanta pompa por los funcionarios areneros. Muy bien recordamos a un Ministro de Economía asegurar que al nomás oficializarse el acuerdo se crearían no menos de 100 mil empleos y que las empresas nacionales estarían en mejores condiciones para exportar sus productos al exigente mercado norteamericano. Ni lo uno ni lo otro ocurrió.

Lo que tenemos es una enorme desocupación nacional, hemos sido invadidos por cantidad de productos elaborados en China, la industria de la maquila disminuida, centenares de pequeñas y medianas empresas han cerrado sus operaciones y cada vez más miles de salvadoreños se van hacia los Estados Unidos u otros países, en busca de oportunidades de trabajo que no encuentran en este país. La agricultura no ha dado muestras de reactivación y todavía seguimos importando productos esenciales para asegurar la dieta alimenticia como frijoles, maíz, frutas y verduras.

Lamentablemente, esta riqueza nacional, este capital y este trabajo de salvadoreños que pudieran tener dentro del país, aplicaciones muy valiosas para el progreso nacional, no se logra. Se marcha nuestra fuerza de trabajo, los técnicos e, incluso, profesionales de mucha capacidad y respeto, siguen el mismo camino. Cada factor de la producción toman por distintos caminos: el capital en busca de paraísos fiscales, prácticamente desaparecidos, en busca de regiones donde invertir. Nicaragua, por cierto, se ha constituido en los últimos años en un sitio apetecible. La mano de obra se marcha, desde luego, hacia el norte. El Ministerio de Trabajo ha incrementado la relación con distintas fábricas y empresas para facilitar el acceso a fuentes de empleo; pero, desgraciadamente, es menor la oferta a la demanda...



Es una variante escogida por el gobierno actual: una tendente a conservar la mano de obra en el país, procurándoles alcances comparables por sus inversiones y por su trabajo, en rendimientos y remuneraciones o en seguridad y estabilidad. La otra, dentro de estas políticas extremas, cuando no puede aprovecharlos aquí, consiste en consentir y hasta promover su salida para conseguirles alguna protección allá. No es cuestión de gustos, sino encontrar rendimiento o lo que perjudique menos al país y a nuestros compatriotas. Desde luego, son medidas coyunturales las acciones de protección adelantadas en la frontera mexicana, el mayor protagonismo de los organismos consulares y las relaciones más estrechas con casas y asociaciones benefactoras de México, lo mismo las peticiones de ampliación del TPS, hechas por el presidente Funes a su colega norteamericano. Pero lo más importante son los cambios estructurales, lograr equidad en la sociedad salvadoreña mediante una suplantación del modelo económico neoliberal.

Evidentemente, no hay coherencia entre los objetivos y las políticas que originan: conseguir una cuota anual de legalización de inmigrantes y de cientos de miles de buenos empleos en Estados Unidos para nuestros desocupados; y, por el otro, no estimular la inversión nacional de nuevos capitales, sino que, por el contrario, favorecer a monopolios con medidas fiscales mínimas (caso de las Telefónicas, distribuidoras de energía eléctrica y de productos derivados del petróleo). El interés común debería ser estimular por todos los medios la inversión de todo el capital posible en El Salvador para promover así las oportunidades de ocupación productiva tan necesaria y urgente para nuestros desempleados.

La experiencia confirma que se requieren adiciones de cantidades enormes de capital para crear los nuevos empleos tan exigidos por una masa de desempleados como la nuestra. Si en El Salvador hay tanta necesidad de promover trabajo remunerado para miles de desocupados, entonces qué beneficios comparables aprecian los políticos al apoyar a los grandes capitalistas, si su oferta de empleo es tan precaria, comparada con los millones de dólares obtenidos en ganancias? Y cuando hablamos de "estímulos", nos referimos a la aprobación de leyes mucho más beneficiosas para la avaricia y el capital especulativo que para el bienestar de las mayorías poblacionales.

Es verdaderamente singular la asimetría de propósitos de los viajes y reuniones bilaterales de nuestros funcionarios: está bien el acercamiento con Honduras, pues se trata de un socio comercial de mucha importancia; pero tampoco deben dejarse de lado los aspectos políticos, de dignidad e independencia, así como el claro rechazo a todo acto violatorio a los derechos humanos. Guatemala, por ejemplo, ha tenido por varios meses en cuarentena la importación de carnes procedentes de Nicaragua; pero conserva intactas y con mucho respeto sus relaciones diplomáticas y culturales. Este país, otro ejemplo, no ha reconocido todavía al gobierno de Honduras, por considerar que surgió bajo un régimen excepcional, donde privaron las violaciones a los derechos humanos, las detenciones arbitrarias y la participación descarada de las fuerzas armadas en el mismo proceso electoral.

Se viaja a Washington para solicitar ampliación del TPS, una revisión más detenida de las expulsiones de salvadoreños por distintas razones y quizás cuotas de mayores empleos; pero a cambio de qué? El liderazgo nacional o regional de un mandatario se obtiene por un trabajo efectivo por la pacificación, el contacto permanente con su pueblo, las obras de promoción social, las políticas de integración en todos los órdenes, la profundización de relaciones diplomáticas, comerciales y culturales con países de Centro América y América del Sur, más unidos a nosotros por razones de raza, idioma, religión y cultura. La soberanía y la autodeterminación de una nación se logran por acciones concretas, por hechos enaltecedores más que por gestos o “buenos propósitos”, como lo hemos mencionado.

El presidente Funes, por ejemplo, debe encomendar a sus titulares de Relaciones Exteriores y de Economía, fortalecer las relaciones con los países de América Latina. El acercarnos a Venezuela para incrementar y lograr mejores precios en los productos derivados del petróleo, no debería causar temor o recelo político; si hay reacciones airadas tanto de los “halcones” de Washington como de la rancia oligarquía salvadoreña; es producto más de la calentura ideológica que de las verdaderas y urgentes necesidades comerciales de nuestro país. Por qué se aceptan y se dan como buenas las relaciones con Brasil y se atacan y satanizan los acercamientos con Venezuela? Un verdadero estadista va mucho más allá de las amenazas, de las presiones y los temores para comprender la marcha de los tiempos y la nueva correlación de las fuerzas de integración que se están produciendo en el continente.

Está comprobado que ninguno de los viajes realizado por presidente alguno a los Estados Unidos ha disminuido la desocupación en el país. Ni yendo al norte ni volando al sur se encuentra empleo para el más pobre, ni para el que maldice con rabia a los gringos o al presidente Chávez. Ciertamente, esto no es política de empleo. Tampoco es de capitalización ni de desarrollo nacional. Y, por supuesto, no es política. Sencillamente son acercamientos, sondeos, intentos para incrementar las relaciones, para encontrar mercados, para buscar inversiones. De cierto, en todo caso, las grandes muestras de solidaridad y de cooperación mutua las podríamos encontrar en América Latina, pues no existen intereses geopolíticos ni deseos de dominación. Lamentablemente no se piensa así en Washington, pues todavía priva el afán de la acumulación, de la expansión de los capitales, de “dar algo a cambio de…”

Desde luego, la alternativa es que nuestros compatriotas no emigren y que las inversiones, los capitales y trabajadores se ocupen en El Salvador para construir y desarrollar algo de lo mucho por hacer. Lo deseable es promover y orientar la inversión, la ocupación y la producción en nuestro país. Un buen programa de desarrollo nacional trataría de ocupar productivamente a todos o gran mayoría de desempleados. Estos son los retos de un líder, de un estadista. Si en el futuro inmediato logramos verdadera independencia con respecto a Estados Unidos, si nos empeñamos en reformas profundas al sistema educativo, tributario, agrario y de salud, estaremos en el camino justo, en la senda del progreso y dando respuesta satisfactoria a las exigencias de este pueblo que votó por el Cambio y la Esperanza.

Pocote

5 comentarios:

  1. Anónimo9:34 a. m.

    Lastima la oportunidad que se perdio con Funes

    otros 5 años mas de lo mismo, Monseñor Romero nunca descansara en paz al ver a su pueblo sufrir

    Funes ya perdio todo el interes en trabajar para le pueblo (si es que alguna vez lo tuvo) ahora le importa mas que el saco le combine con la corbata

    esperemos a 2014

    ResponderEliminar
  2. Jorge Somoza1:29 p. m.

    Hey Trompudo, tripeate esto, los NARCOS del coena están silbando en la loma, como se ve que les hace falta el ¨hueveyo¨ del gobierno...

    http://www.arena.org.sv/noticias.php?page=noticias_wajax_info&idnoti=97&#noticias

    Se les acabó la gallinita de oro y se la hartaron en barbacoa... jajaja...

    Jajajaja... ahora hacen la cabuda para ¨recaudar fondos para lograr cubrir algunos gastos de las actividades de promoción y desarrollo político que realizan los 8 sectores a lo largo de nuestro País¨

    jajaja... cosas veredes...

    ResponderEliminar
  3. Jorge Velado1:45 p. m.

    La cruda realidad de crisis en arena, relatada en su propia página web.

    "el partido esta en una situación económica caótica, nos lo dejaron con una deuda de 6 millones de dólares"

    http://www.arena.org.sv/noticias.php?page=noticias_wajax_info&idnoti=93&#noticias

    Comentarios de lectores:

    "tengo una pregunata para uds. que se ha hecho por las familias de los jovenes que pertenecian a la juventud del partido y tuvieron que morir en el accidente que sucedio el 09-02-009, por la torre citi y jugueton cuando ponian propaganda de este partido que se referia a la campaña electoral, pues hasta el momento he sabido no les han dicho nada y ni tan siquiera se les reconocio pues el partido no ha hablado con estas familia donde murieon Marlon Alejandro Navas y Oscar Muricio Gomez, que deb esperar??? FAVOR CONTESTENME GRACIAS

    Jorge Velado - 18/03/2010

    Estimada Sandra:

    Soy Jorge Velado, Vicepresidente de Ideologia del partido. Le agradezco su comentario, reconozco que tenemos una deuda moral y material con la familia del fallecido y del otro muchacho que perdio sus piernas y brazos. Usted tiene toda la razon, hemos fallado.
    Lamentablemente este accidente sucedio a principios del 2009 y cuando llegamos el 22 de mayo como nuevo COENA, nos encontramos que NO lo habían solventado, en ese momento nos preguntamos ¿ como es posible que no lo solventaron, teniendo una gran cantidad de dinero - pudieron tomar algo de los 219 millones para apoyarlos-? Aunque con eso no le devolvieran ni la vida a uno ni sus miembros al otro.
    Sandra, el partido esta en una situación económica caótica, nos lo dejaron con una deuda de 6 millones de dólares, pero me comprometo con usted que de alguna manera vamos a apoyar a estas familias."

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:00 p. m.

    Con el funestin, todo va para arriba:
    Los tomates. las tortillas, el gas con el que hacen las pupusas, la electricidad para mantener la carne fresca, la corrupción parece ir para arriba también ya que la licitaciones se adjudican a las ofertas más caras porque son "mas mejores para el país", el agua subió "un poquito", la pobreza va para arriba, hoy se ve más gente mendigando en los semáforos, los funcionarios corruptos areneros también han ido para arriba, porque los de izquierda"no saben nada y pueden dañar la imagen de los ministros", en fin este país va para arriba de la mano de funestin. todo va para arriba, excepto unas pequeñas cosas sin importancia ni relevancia: el bienestar de la gente, la aplicación de la justicia, eliminación de corruptos, integridad del presidente y otras que son tan pequeñas que no le quitan el sueño a funestin. El por lo menos ya no le debe a las tarjetas de crédito.

    ResponderEliminar
  5. El ejemplo de Bolivia, es algo maravilloso y único en el mundo!! su canciller, su presidente y vicepresidente hablan con una gran sinceridad, serenidad, solidaridad y amor por su pueblo!!! Y todo ese esfuerzo conjunto nacional se refleja en el crecimiento económico de ese precioso país, han quintuplicado sus reservas nacionales sin ayuda de los gringos y de sus bancos usureros!
    Ojalá algún día tengamos unos gobernantes como los que tiene el pueblo boliviano quienes trabajan comprometidos con su pueblo y la naturaleza, con participación ciudadana por eso es una república plurinacional! esta dificil que lleguemos a lo que esta viviendo Bolivia, pero no hay que perder la esperanza, que despues de esta tempestad vendrá la calma...

    ResponderEliminar