25 de marzo de 2010

Reconocer los crímenes no basta. Pedir perdón no absuelve!

Reflexión de Carlos Abrego


Pedir perdón es un acto de contricción, es un enunciado que se dirige al ofendido, a la víctima. En el ámbito privado este enunciado espera respuesta. La respuesta puede ser “acepto tu pedido de perdón y te lo otorgo”. Llega la reconciliación. Pero a este pedido puede seguir un silencio pesado y luego llega la negativa de perdón. En el ámbito privado esto conduce a la separación, es el caso, por ejemplo, de los divorcios. El que ha ofendido, el que ha faltado no puede darle a su pedido de perdón el carácter de performativo. ¿Qué significa esto? Un enunciado performativo es aquel con el cual el que enuncia realiza el hecho mismo a través de sus palabras. Por ejemplo, “doy por abierta esta reunión”, “te bautizo”, “te prometo”, etc. El que pide perdón no puede imponerlo, pues entonces ya no es un pedido. Considerar que este pedimiento de perdón concluye el acto es una manera abusiva de interpretar el contenido de lo que se ha enunciado.

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, ha pedido perdón, en su función de máxima autoridad del Estado, en nombre del Estado mismo. Lo pidió ante las víctimas, los familiares y amigos de las víctimas. Dijo : “Pido perdón por ese magnicidio perpetrado hace 30 años, pido perdón a la familia de Romero, mis más sinceras condolencias, también al pueblo salvadoreños que fue, es y será la gran familia de Monseñor Romero, así como a las miles de familias que fueron dañadas por este tipo de violencia inaceptable”.. Muy bien, pero la respuesta a este pedido, quién puede dársela? Quién puede atreverse a hablar en nombre de los niños masacrados, en nombre de los ancianos asesinados, en nombre de las mujeres violadas y asesinadas y en nombre del propio Msr. Romero...


Crímenes contra la humanidad

Esto significa que el acto ha tenido y sólo puede tener un significado simbólico. Pero qué es lo que simboliza? En esto las interpretaciones pueden divergir. Estas divergencias se manifestaron inmediatamente, pues el acto fue sobre todo político. El presidente ha dicho lo que todos sabíamos, lo que todos sabemos: “Reconozco que agentes entonces pertenecientes a organismos del Estado, entre ellos las Fuerzas Armadas y los Cuerpos de Seguridad Pública, así como otras organizaciones paraestatales cometieron graves violaciones a los derechos humanos y abusos de poder, realizaron un uso ilegítimo de la violencia, quebrantaron el orden constitucional y violentaron normas básicas de la convivencia pacífica. Entre los crímenes cometidos se cuentan masacres, ejecuciones arbitrarias, desapariciones forzadas, torturas, abusos sexuales, privaciones arbitrarias de libertad y diferentes actos de represión. Todos estos abusos fueron ejecutados, en su mayoría, contra civiles indefensos ajenos al conflicto”.

Tal vez lo que se ha logrado con este acto, es que con el reconocimiento de estos crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra, se admita asimismo, por parte del Estado y por primera vez, como efectivamente ocurridos. El presidente ha enunciado también su iligitimidad. Ambas cosas son de suma importancia. No obstante, repito, son actos eminentemente políticos. La negación de justicia que ha perdurado todo este tiempo, puede comenzar a retroceder. Ha retrocedido un paso pues hasta ahora los representantes del Estado nunca reconocieron la efectividad de esos crímenes. Es decir, los hombres políticos de la derecha -que han asumido el poder político hasta hoy- no reconocían como crímenes, ni como actos ilegítimos la barbarie de la que fue víctima la nación salvadoreña.

La polémica que este reconocimiento ha suscitado se ha centrado en otro terreno, se cuestiona el derecho del presidente Funes a pedir perdón en nombre del Estado. Al mismo tiempo, al cuestionar este derecho se persiste en negar la evidencia de los hechos y su ilegitimidad.

La justicia tiene que volverse efectiva


Justamente porque hasta hoy perdura la negación de justicia, no podemos equivocarnos en la interpretación del acto simbólico que se realizó en el décimo octavo aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz. La cuestión de la justicia se vuelve de actualidad. Reconocer los crímenes no basta. Pedir perdón no absuelve.

Las comisiones sobre las que habló el presidente no pueden remplazar a la justicia, al establecimiento de la verdad, a la verdadera reparación moral, a la real dignificación de las víctimas. No entro en el detalle de su composición y sus fines. Creo que el rector de la UCA, José M. Tojeira, en un artículo aparecido en el Co-Latino hace algunas semanas, ha hecho al respecto señalamientos pertinentes que comparto.

El presidente Funes pretende pedir perdón en nombre del Estado. Muy bien. Lo pide también en nombre de la Asamblea? Lo pide en nombre de los órganos judiciales? No estoy buscándole la quinta pata al gato. El presidente cuando se trata de la ignominiosa ley de Amnistía, limita la extensión de su poder al Ejecutivo, declinando la responsabilidad de esto a los otros poderes. Levanto esta incoherencia no por afán polémico, porque existe otro aspecto político subyacente y no enunciado cabalmente. El presidente Funes no puede pensar en ningún momento en que todo el Estado ha quedado lavado de toda culpa.

Los salvadoreños lo hemos escuchado. Pero eso no significa que hemos asistido a un acto de exorcismo colectivo. La República tiene sus órganos que fallaron durante años a sus obligaciones, que cometieron delitos y crímenes, que siguen sin cumplir hasta hoy con su deber. Y en esto incluyo, a pesar del perdón pedido, al Ejecutivo.

Ahora se trata realmente de dignificar a las víctimas dentro del cuadro de la legalidad republicana. Los crímenes no pueden quedar impunes. Ningún crimen, sobre todo los que se cometieron durante la guerra, que perfectamente pueden ser catalogados como crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra. Es decir que son imprescriptibles.

Realmente no entiendo aquellos que frente a estos crímenes piden, reclaman, exigen cierta tolerancia. La justicia salvadoreña tiene que volverse efectiva.

La derecha no pide perdón

No podemos quedarnos conformes con un primer paso, para que las cosas sean completas hay que llegar hasta la última página, sólo entonces podemos cerrar este doloroso capítulo de nuestra historia. Exigir que la ley de amnistía sea derogada, que se erijan los tribunales necesarios y que se imparta justicia, no puede ser considerado como un acto de sembrar cizaña o venganza en la sociedad salvadoreña, tal y como Funes lo ha repetido.

El presidente nos habla insistentemente de "unidad nacional". Nos habla, incluso, de que somos todos hermanos y hermanas. Vaya, qué cosa! Resulta que el presidente nos hermana de un jalón con todos aquellos que no quieren reconocer que hubo crímenes en El Salvador, que piensan que los cometieron con todo derecho, que sus criminales acciones eran "en defensa de la libertad y en beneficio del país". Porque la actitud de la derecha, lo que ha expresado en sus declaraciones, no significa otra cosa. La derecha tiene sus órganos de prensa y de difusión radial y televisiva; en esos medios, hasta hoy, se ha defendido que el Ejército y todos los órganos represivos "defendían la libertad y los valores occidentales". La derecha, toda la derecha, se ofusca ahora porque el presidente ha enumerado los crímenes cometidos y los ha declarado como efectivamente ocurridos.

La actitud de la derecha durante todos estos años, su reacción actual, no sólamente refuta la posible existencia de la “unidad nacional”, sino que confirma que no se arrepiente, que ella no pedirá perdón, que no lo desea, que no puede reconocer como crímenes contra la humanidad todas las fechorías que perpetraron durante la guerra. Es ese el significado de la reacción de la derecha.

REENVIA - IMPRIME - COMPARTE - HAZ PATRIA - COPYLEFT SI SE MENCIONA LA FUENTE

10 comentarios:

  1. Vi por telesur el "perdón" del presidente, a mi no me convenció, no fue un perdón de corazón, el hombre Funes iba leyendo bien rápido, todo acurcuchado, ni veía a los ojos a la familia de Monseñor...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:19 a. m.

    ME QUEDO CON LO BIEN DETALLANDO EN ESTE ARTICULO "RECONOCER LOS CRIMENES NO BASTA, PEDIR PERDON NO ABSUELVE"

    SALUDOS
    TEPEZCUINTLE

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:10 p. m.

    PERDÓN SÓLO DEBE PEDIRLO EL O LOS AGRESORES ASESINOS DE MONSEÑOR ÓSCAR ARNULFO; NUNCA, PARA ESTE CASO ESPECÍFICO, DEBE PEDIR PERDÓN EL PODER EJECUTIVO REPRESENTADO POR PRESIDENTE FUNES; PUES EL ESTADO SALVADOREÑO ESTÁ REPRESENTADO TAMBIÉN, Y EN CONJUNTO, POR ÓRGANOS LEGISLATIVO Y JUDICIAL.

    ADEMÁS, d'ABUISSÓN Y COMPINCHES AUTUARON Y ACTUARON SOLOS EN CLANDESTINIDAD, AUN CUANDO ÉL Y ALGÚN OTRO BANDOLERO SÍ TENÍAN CARGOS ELEVADOS EN EL ESTADO: CARGOS USURPADOS POR DESCARADOS FRAUDES ELECTORALES.

    FUNES DEBIÓ O DEBE HACER USO DE SU INICIATIVA DE LEY PARA ENVIAR CIERTO PROYECTO LEGISLATIVO A FIN DE ANULAR O DEROGAR TAL ADEFECIO JURÍDICO PRESENTADO POR CRISTIANI Y APROBADO POR: ARENA, PCN Y PDC.

    SI FUNES NO HACE TAL RECOMENDABLE, ENTONCES SE ESTARÁ PRESTANDO AL JUEGUITO DEMAGÓGICO ARENERO DESDE 1992. NUESTRO PUEBLO ES SABIO. NUNCA, JAMÁS, CONTINUARÁ COMULGANDO CON RUEDAS DE MOLINO.

    RAFRACHACA.-

    ResponderEliminar
  4. William Luna1:45 p. m.

    Hey cómo me gusta su bloq, siempre digo qué buena pagina!

    Es un Telesur, abriéndole los ojos a los ciudadanos lectores, ya que, lastimosamente, en nuestro pais no hay canales desvinculados al sistema para hacer estas criticas constructivas de los hechos que están aconteciento en el pais.

    Me despido, deseandoles suerte en sus labores. Y que viva el pijazo blogspot, com

    ResponderEliminar
  5. Vandeliux2:07 p. m.

    "He pedido perdón porque el Estado no investigó, pero no me corresponde a mí investigar, eso le compete a los jueces de la República", aclaró.

    POR SI NO ENTENDIERON:

    1-PIDE PERDON...PORQUE EL ESTADO NO INVESTIGO
    PERO EL TAMPOCO VA A INVESTIGAR!!

    ¿Y ENTONCES, PUES, EN QUE QUEDAMOS?

    2-Y DICE QUE LES TOCA A LOS JUECES INVESTIGAR..¿CUALES SI YA PRESCRIBIO ESO TIENE 3O AÑOS, MIJO...Y SEGUN LA LEY..SON 10 AÑOS PARA QUE PRESCRIBA..ADEMAS DE LA MENTADA LEY DE AMNISTIA..

    3-DICE QUE VA A COLABORAR CON LA JUSTICIA PARA QUE SE ESCLAREZCA..
    chis, que él fue testigo, o algo asi?

    SOLO ASI PODRIA COLABORAR CON LA JUSTICIA CON ESO DE LA INDEPENDENCIA DE PODERES EN EL SALVADOR QUES UNA GRAN PAJA..

    ENTONCES SI QUIERE DE VERDAD AYUDAR QUE

    A- ANULE LA LEY DE AMNISTIA..QUE NO LE TOCA A EL..SI NO A LA ASAMBLEA

    B-QUE IMPULSE EL PROTOCOLO DE ROMA, O ESO QUE DICE QUE TIENEN QUE SER JUZGADOS TODOS LOS CRIMINALES POR TRIBUNALES EXTRANJEROS..pero no les conviene a los poderosos pues podrian ser culpados de crimen de leza humanidad..

    ENTIENDES MENDES????

    bueno..hay les dejo...y solo le hago sana critica a mi presidente funes..

    El Vandelium
    Ya toy medio averga...

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2:50 p. m.

    HACE POCO VIDE PASAR UN MAITRO EN BICICLETA CON UN GRAN CANASTO EN LA CABEZA, ANDABA CON ANTEOJITOS EL MURUCHITO, Y GRITABA A TODO PULMÓN:

    "LLEVO PERDONES BIEN CALIENTITOS...VA QUEREEEEER?"

    "TAMBIEN LAVO PECADOS Y LIMPIO MANOS MANCHADITAS DE SANGREEEEE!"

    ESO ME HIZO RECORDAR A ALGUIEN QUE CONOZCO PERO NO ME ACUERDO QUIÉN ES...

    Y USTEDES QUÉ OPINAN?

    ResponderEliminar
  7. Anónimo10:15 p. m.

    ESTE SARNOSO SOLO HACE LO QUE LE CONVIENE A ARENA Y PARA MIERDAS SI TIENE INICITIVA DE LEY PERO PARA AQUELLO QUE PERJUDIQUE AL PUEBLO LE PASA LA PAPA CALIENTE A OTROS ESTE LE APRENDIO AL MAL LOGRADO FISCAL ARTIGA.

    ResponderEliminar
  8. superkapitalina10:17 p. m.

    Hoy si ando encachimbada! Los mente de pollo de Marvin Babea, Paolo Turs, Ana María Rochac y el chino Figueroa cuernos de buey se quedaron enculados de mi éxito y ahora se inventaron a DON RAMON. Pobres pendejos!

    Con el tal Don Ramón quieren hacer un movimiento social en contra del nuevo gobierno para salvarle las canillas enlodadas a la nefasta derecha que representan... adivinen cuál es...

    Vayan a ver este remedo de imitación que han hecho, con un montonazo de pisto que para variar les están aventando a estos perros de la publicidad.

    www.soydonramon.com
    y en facebook busquen Don Ramón

    Boicotiemos a estos hijuesus...

    ResponderEliminar
  9. Anónimo9:40 a. m.

    Un perdon hipocrita

    lo hizo mas para "quedar bien2 o para salir ante los medios nacionales e internacionales como el gran "concilidador" se noto que no lo hizo porque de verdad lo sentia

    ResponderEliminar
  10. Anónimo2:26 p. m.

    De que sirve el perdon de este "Cacharro del Imperio" Mauricio Fujimorito,si el mismo le esta negando el acceso a la justicia a todas las victimas.Se le olvido a este Taliban Neo-liberal,que fue esta Oligarquia Narco-Escuadronera la que asesino a su hermano.Yo no se hasta cuando este pueblo va seguir soportanto este titere made in usa.

    ResponderEliminar