25 de noviembre de 2009

Los ricos quieren milagros, pero sin pagar impuestos!

Hace unos días leímos un artículo en La Prensa Gráfica, firmado por un tal Eduardo Cálix, ex-viceministro de Relaciones Exteriores del gobierno de Antonio Saca, quien hace unas afirmaciones tendenciosas, ancladas en la prehistoria, capaces de dejar hervida a una serpiente de cascabel. Dice, por ejemplo, que “el rumbo del país es peligroso” y que “corremos el riesgo de repetir la historia de Venezuela con Chávez”. Cuál modelo es el impulsado por el líder de ese país sudamericano, que tanto temor causa a mentes obtusas y ofuscadas?

El presidente Chávez impulsa un modelo distinto, una versión del Socialismo del Siglo XXI, respaldado por las grandes mayorías venezolanas que lo han elegido democráticamente dos veces y otras tantas ratificado mediante el referendo constitucional, además de gran cantidad de consultas populares como poco se ha visto en América Latina. Este mandatario no obliga a nadie a seguir su ejemplo, ni “exporta” revoluciones, ni capacita a líderes de otros países en cuestiones políticas, económicas e ideológicas. La oligarquía de su país lo ataca con todos los medios a su alcance, sobre todo los medios de comunicación, porque han perdido parte de su poder, de su influencia y del control de recursos tan importantes como el petróleo y las mismas reservas monetarias que hace unos años manejaban a su antojo con el control del Banco Central de Venezuela. Ahora se avanza hacia una sociedad más igualitaria con una creciente participación de la población en todas las actividades gubernamentales. Es al pueblo al que le tienen temor.

Como decíamos, este señor Cálix formula llamados al gobierno para revisar detenidamente el proyecto de la “reforma fiscal” y atender “las sugerencias de las cúpulas empresariales”. En este país jamás se había debatido ni consultado tanto un proyecto de ley como ésta a punto de ser presentada a la Asamblea Legislativa por el Ministerio de Hacienda. La experiencia y la historia hablan por sí mismas: nunca se han tocado los sagrados intereses de la oligarquía. El oronel Arturo Armando Molina, ex-presidente de la república que intentó realizar pequeños cambios como la reforma agraria, fue inmediatamente amenazado con ser expulsado del gobierno. Otros, como Napoleón Duarte, político de la derecha, dirigente de un partido (PDC) hecho a la medida de la burguesía, también fue duramente atacado. “Comunista”, lo llamó siempre el dinosaurio director de el diario de hoy.



Asimismo, dos diputados de Arena, atendiendo llamados de Alfredo Cristiani, han cuestionado el papel desempeñado por el Ministro de Gobernación, Humberto Centeno, a quien acusan de incapacidad y de no responder con prontitud y certeza a la reciente catástrofe provocada por la extrema pobreza y precaridad de la población, combinada con las torrenciales lluvias e inundaciones. En la cabeza del funcionario Centeno descargan su malestar y su odio, de la misma manera contra el presidente de la república, quien, por cierto, es uno de los mandatarios mejor calificados de América Latina, según datos surgidos de una última encuesta de la CID Gallup.

En los tiempos modernos, ya el poder de los gobernantes ha ido reduciéndose; el presidencialismo, tan fuerte en este país, también ha ido en disminución. Las actividades, las distintas funciones, se hacen ahora compartidas, obedeciendo a una coordinación en la que todos asumen sus responsabilidades. Desde luego, en Arena siempre han estado acostumbrados al verticalismo, al “yo mando”, al “yo ordeno”, al “cúmplase”! Por eso ahora (con la salida de los doce diputados) el autoritarismo de los mismos agentes de la oligarquía, están tragando su propio chocolate.

Con este gobierno de Funes y del FMLN, el presidente tiene sus límites cada vez más estrechos y por eso aumenta la esperanza popular de que todo se cumplirá dentro de fronteras más razonables. A menor poder, menor potencia; a autoridad limitada o compartida, responsabilidad repartida y empequeñecida también. Del triunfo en las batallas o de las derrotas, comienzan a ser responsables generales o capitanes, y ya no sólamente el monarca; del buen orden de la administración, ministros y demás funcionarios; de la buena administración de la justicia, jueces y magistrados y no sólamente el presidente de la Corte Suprema de Justicia o el responsable del Ejecutivo, como ciertamente ocurrió con los cuatro gobiernos de Arena y con todos los regímenes anteriores.

A todos estos críticos, políticos amargados, mercenarios de la palabra o testaferros, como ese caballero Calix, ex-viceministro de Relaciones Exteriores, sencillamente les decimos que se terminó el tiempo de las “vacas gordas”, del favoritismo y de los privilegios. Ya no más autoritarismo ni la noción del gobernante absoluto; también, hay que decirlo, se va recortando, al mismo tiempo, la del responsable total de la suerte de un pueblo. Nos viene a la memoria el memorable pasaje de la Ilíada, cuando se esperaba que soplase un viento favorable para las naves de Agamenón, con su sola voluntad; tampoco era culpa del faraón que se abatiese sobre el valle una nube de langostas, ni que a pecados de Edipo se debiera una invasión de moscas. Ustedes creen, señores de Arena, testaferros, plumíferos, lacayos de los oligarcas, que el presidente Funes y sus funcionarios sabían de la tragedia y que la misma caería sobre determinadas comunidades? O que tenían el poder para evitar semejante desastre? No sean cínicos e hipócritas, los regímenes areneros tienen mayor responsabilidad porque alegremente dieron permiso a los constructores para que talaran árboles, deforestaran volcanes, montañas y cerros para construir lujosas viviendas, centros comerciales y más.

El gobernante contemporáneo ya no tiene altares en los templos ni estatuas en los atrios. Lo hemos dicho y lo reiteramos: ya no dispone de poder de vida o muerte sobre los ciudadanos. Sabía el presidente Cristiani de la conspiración militar para asesinar a los sacerdotes jesuitas? En el presente no se puede pasar sobre la ley. Para talar zonas boscosas o construir una carretera, debe valerse de recursos legales para, en forma muy contenida, intervenir hasta en sus particulares haciendas, señores oligarcas. El poder Ejecutivo (el económico no lo tiene) le es otorgado por cinco años, y dentro de un estrecho cuadro de limitaciones constitucionales. Gobernar así es cumplir con la democracia, respetar al soberano más que a las mismas leyes. El presidente Chávez, en Venezuela, se basa en la Constitución, NUNCA ha hecho nada fuera de las leyes. Las campañas mediáticas que impulsan los retrógrados y retardatarios de la historia, dicen todo lo contrario, porque conviene a sus intereses y, por supuesto, a los fines estratégicos de los imperialistas.



Si en algo se parece el gobierno de El Salvador al de Venezuela, es que se está administrando el Estado con base en la Constitución Política, en las leyes y en el mandato del pueblo. Ninguno de los presidentes de América Latina (nos referimos a los de izquierda, a los progresistas) es un dictador. Esa tentación tan acariciada por los areneros, no vuelve locos a los hombres de hoy, sino que excita su inteligencia para poder llevar adelante programas de bienestar y prosperidad dentro de reglas preestablecidas, sin jamás rebasarlas, a riesgo de perder ese poder prestado. Hay límites y necesidades impostergables, y en nuestro país están claramente definidas: gobernar para las mayorías poblacionales, impulsar las reformas necesarias, incluyendo la revisión fiscal, y castigar a los responsables de evasión y elusión fiscal. El temor es de los culpables, de los que han defraudado al fisco, de los usureros, de los privilegiados del sistema, de los señores oligarcas y de sus lacayos y testaferros, no del pueblo.

Tiene algo de extraño, si todo se considera y se pondera, el que alguna vez, en algunos países, en algunos tiempos, los gobernantes llegasen a creerse dioses? Dioses los creían sus gobernados, al pedir de ellos acciones que a los humanos no son dadas? Pero ni los dioses mismos podrían hacer que al mismo tiempo fuese de día y de noche, que simultáneamente fuese invierno y verano, otoño y primavera, que los industriales pudiesen pagar altos sueldos a sus obreros y vender barato lo que ellos fabricasen, que con impuestos reducidos se acometiesen obras costosas. Los “grandes empresarios” urgen al gobierno a “atender las necesidades de los damnificados”; los políticos sin escrúpulos critican la “falta de agilidad”, pero protestan por las tibias revisiones fiscales y por el aumento al impuesto del licor, a la maquinaria importada y al tabaco.

Señor Presidente, al buen entendedor pocas palabras! Se lo decimos una vez más: no se puede quedar bien con Dios y con el diablo. Proceda, entonces, con base en las necesidades del pueblo, atienda los reclamos de las mayorías populares, siente un precedente y no se ande con paños tibios. El apoyo mayor y justo le viene de lo más humildes de este pueblo, los que con su voto lo sentaron en la silla presidencial que ahora ocupa temporalmente.

Pocote

REENVIA - IMPRIME - COMPARTE - HAZ PATRIA - COPYLEFT SI SE MENCIONA LA FUENTE

8 comentarios:

  1. Anónimo9:46 a. m.

    Algunos sectores de la derecha salvadoreña se quedaron atrapados en la guerra fria o en la prehistoria

    en todos los paises de America Latina, hasta en la derechista colombia los ricos pagan

    solo aqui en el pais los retrogrados Areneros siguen defiendiendo y gobernando solo para los señores feudales

    El Salvador tiene un atraso enorme gracias al oscurantismo neoliberalista en el que nos hundio ARENA

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:53 a. m.

    y si el pueblo quisiera el socialismo ¿que tiene de malo? se supone que vivimos en una democracia y en una democracia MANDA EL PUEBLO

    ARENA siempre se la llevo de "muy democratico" y "defensor de las libertades"

    ahora que se dio la transicion quieren aferrarse al poder a como de lugar, es mas hicieron lo imposible por evitar la transicion, la cual es vital para toda democracia ¿no que muy democraticos?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:20 a. m.

    los areneros son tan pateticos que lo sucedido en Honduras les da "nuevos aires"

    cierta amiga mia, Arenera recalcitante, por cierto me dijo ayer referente a lo de sanchez ceren: "que se ande con cuidado porque cuando menos sienta le hacemos lo mismo que a Zelaya"

    es mas la reciente salida del ejercito a las calles los hace sentir "mas poderosos"

    ¿es esa la actitud de un partido democratico?

    ¿es de un partido democratico y "defensor de las libertades" pensar en golpes de estado?

    ¿acaso no es libertad elegir a quien queramos?

    ResponderEliminar
  4. !Hey le tienen miedoal socialismo` al ver las desgracias de los humildes producto de 500 añós de marginación y explotación o todos en la cama(en la escalón) 0 todos en los alvergues los de abajo que se mueran, los que hemos trabajado toda una vida lo esperamos y lo soñamos adelante el socialismo! viva sanches ceren! ese es el frente que deseamos. no hacerle caso a lo mediatico. PATRIA O MUERTE

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:31 p. m.

    Yo creo que la diferencia del hoy con el ayer estriba en que, si nos da la gana, podemos decirle a Funes que es incompetente; que no esta gobernando para los que dijo que iva a gobernar. Pero al mismo tiempo, no tenemos miedo de ser reprimidos por el simple hecho de decir lo que queremos decir. En tiempos del general Humberto Romero o cuando la tandona estaba en el poder no podiamos. Muchas cosas han cambiado. En tiempos de gobierno de Ronald Reagan, nuestro pais, si nuestro insignificante y pobre pais, fue escenario de uno de los ultimos experimentos de la guerra fria. La culpa del pueblo, si es que alguna culpa le cave, fue el deseo de ser libres, ya que en el papel se nos dijo que eramos libres; que los proceres de la patria ofrendaron su vidas para que fueramos "libres". Eso fue lo que aprendimos en la escuela al mismo tiempo que aprendiamos a leer. Pero la realidad era otra. Hoy dia, estamos dando al mundo una muestra de coraje. Somos un pais pobre, sin recursos pero con una cruenta guerra por respaldo, no lo olvidemos, y nadie, pero nadie, nunca jamas, nos podra venir a contar mentiras. Eso quedo en el pasasdo. saludos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7:23 p. m.

    Oye Pocote, me gustan tus puntos de vista. creo que das mucho material a la gente en la ardua tarea de educar y ser educado. Pero tu tambien caes en la ligereza de juzgar a un presidente que de por si esta limitado para actuar en la manera que el quisiera hacerlo. Te puedo preguntar si tu mismo estuvieras en la misma situacion de Funes; lo harias mucho mejor? Ya se que tu respuesta va a ser, si no me equivoco: Eso es hipotetico, yo no me he postulado para presidente. Bueno espero que los lectores reflexionen y que caigan en la cuenta de que no debe ser facil estar en esa situacion. Si en nuestros trabajos cada uno de nosotros, cuando somos honestos con nosotros mismos nos preocupamos ante la sugerencia de que no lo estamos haciendo bien. Imaginate un dia de tu vida siendo el presidente de una nacion despojada, ultrajada, robada, violada y maltratada por una oligarquia que se ha hecho los bigotes y con una fuerza armada, que esta alli, intacta; que yo no se para que putas sirve y cual es la razon de su existencia. Cual es la soberania que defienden. Que me vengan a contar que tuvieron que pelear contra Honduras en 1969. Eso da risa. Bueno no da risa en realidad si se toma en cosideracion los muertos las familias desalojadas tanto de un lado como del otro. Perdoname Pocote, pero siento que el riesgo esta alli; latente. Yo nunca me confiaria de los militares. Mira lo que esta sucediendo en Honduras. Y creo que esto es una gran preocupacion de nuestro presidente. Ojala me equivoque. Los gringos, ellos estan muy bien. saludes

    ResponderEliminar
  7. Anónimo12:16 a. m.

    Hola a todos…!

    No me gusta andar de metido, pero aunque no pertenezco a un partido
    político voy a compartir una reflexión de lo que ocurre en nuestro país y es que cada día que pasa me hago la pregunta cuando los ricos van a reconocer que necesitan de nosotros los pobres? e intentaran la forma de ayudarles pagándoles un salario justo para poder vivir dignamente...creo que no voy a encontrar la respuesta.

    Y es que mucho tiempo he pasado dormido y es que por lo menos ahora me pregunto que es el sistema capitalista y no necesito ser un economista para encontrar la respuesta con el siguiente ejemplo: con mis ahorros
    pongo un pequeño negocio, contrato una persona y le pago $5 diarios
    por cuidármelo, al finalizar la tarde he obtengo una ganancia de $40 netos y no pago impuestos. Si hago la resta en total me quedan $35 de los cuales me siento contento porque mi negocio va viento en popa, es mas hasta me considero un emprendedor, no pagando lo justo a mis empleados y tampoco pago impuestos pero como pongo el capital, el dinero, la papa…ah esto entonces es el sistema capitalista, un sistema donde la personas con poco estudio tienen un sueldo mediocre y los dueños de las empresas se quedan con las grandes ganancias solo porque ellos ponen el Money. Se que no doy saltos de gigante para reflexionar, pero ahi voy poco a poco, como han dicho uds. este es ungobierno de transición y el verdadero cambio será con el hermano Chamagua quien ya deberían de irlo dando a conocer en los demás medios de comunicación.

    Saludo a todos,

    ResponderEliminar
  8. Anónimo12:28 a. m.

    tubo su oportunidad, el gobieno de USA de demostrar que ha cambiado sus politicas realmente democraticas hacia estos paises salvequiados y oprimidos, en la ralidad ese gobierno no a cambiado en lo mas minimo, ellos al igual que arena, quieren su libertad, no la libertad de los pueblos. si tan exitoso es el sistema capitalista, por que hay mucho mas pobres en el mundo capitalista, las utilidades se la reparten entre los de arriba y las perdidas las reparten entre los de abajo, la verdad parece ser que el sitema es exitoso para ellos pero no para la gente.

    ResponderEliminar