3 de agosto de 2008

Desde la Diáspora... Recuerdos: Media Hora con Los Beatles...

San Salvador, a inicios de la década de los años 60s, tenía un poco más de 400 años de existencia, y cerca de 150 de independencia, pero su crecimiento y desarrollo urbano había sido tan lento que cuando llegó mi uso de razón, y se abrió mi reserva de memoria, San Salvador eran tan parvulario como yo.

Había tantas calles polvosas como había pavimentadas, tantos carros como carretas, el aire era limpio, el ambiente agradable, la gente amigable y confiada. Las noches eran oscuras y más estrelladas, los focos de 200 watts apenas alumbraban las calles, callejones y callejuelas, pero los caminos eran mucho más seguros que los ufanos de hoy con sus luces de sodio.

No existía la Colonia Santa Lucía, ni la Zacamil, mucho menos Ciudad Credisa, o Ciudad Merliot. En la práctica había sólo dos clases sociales : la clase alta y la baja. La gran mayoría eran conglomerados de pobres de la clase baja, como mi familia, viviendo en olvidados mesones malolientes que pululaban en toda la ciudad.

El mesón La Bolsa, por ejemplo, se refería a que tenía cien piezas, pero la pieza número cien era la letrina y baño que servía a los inquilinos de las otras 99 piezas. De allí que la palabra cien pasó a ser un sinónimo más de letrina, baño, interior, sanitario, pipi room, cagadero, etcetera.

El mesón donde mis padres y cinco hermanos vivíamos era uno de los más pequeños del pijo que había en 1 o 2 kilómetros a la redonda, pero mi mesón Costa Rica, propiedad de la familia Meardi, estaba céntricamente localizado enfrente de la escuela Juan José Laínez, y a dos cuadras de la Joaquín Rodezno, cerca de los Bancos Capitalizador y Central de Reserva, de los alamcenes La Mariposa, el Cochinito, el Pollo Royal, los parques Campo de Marte, el Bolívar, y la iglesia la Basílica.

Diez familias vivían allí y todos tenían negocio. Había comedor -de mi madre-, talabartería, taller de mecánica, carpintería, taller de modas, etc Nadie tenía televisión, y el radio eléctrico y tocadiscos eran un lujo de muy pocos; el recién introducido radio portátil de transistores era más accesible, la música era el gran animadora en la jornada diaria en ese mercado-mesón. Rancheras, tríos, mambo, cumbias, mosaicos de la Billos, animaban el ambiente de trabajo duro y fiestas particulares que se daban de vez en cuando. Yo me ufanaba entre mi marita de párvulos, en ser el único que podía hacer completa la caída de la hoja cuando sonaba Bill Haley.

Mi mente impúber braceaba en la corriente de mi ambiente y, aunque no me emocionaba oír a los Corraleros del Majagual, a Javier Solís, ni a los Tres Reyes, parecía disfrutarlos cuando había una fiesta. Pero entonces, cuando en la época navideña de 1964, los escuché por primera vez, fue entonces que comenzó mi párvula pesadilla...

Inglaterra, a través de la historia, ha sido un país que en las artes no le dio al mundo un Miguel Ángel, un Rembrandt, un Monet, un Picasso; en la música clásica no dieron a un Beethoven, a un Chopin, a un Bach, o a un Mozart; y en literatura, significantemente, sólo dio a Shakespeare, autor del cual algunos eruditos ponen en tela de juicio su real existencia. En mi opinión, considero que Inglaterra ha dado sólamente tres aceptables legados a la humanidad: Estados Unidos, el Fútbol y... Los Beatles.

Los escuché y de inmediato me gustó su música. No sabía lo que decían pero me llegó. En el mesón yo me convertí en un paria, un extraño; mientras los "machos" adultos se ponían a verga con Pedro Infante, Javier Solís y Jorge Negrete, las mujeres casi lloraban con las "rancheras que dan cólera". A la mara de mi edad le gustaba Leo Dan, César Costa, el gran canelón Enrique Guzmán y el "voz de hombre" Alberto Vázquez... con mis Beatles yo era un total extraterrestre, y las burlas y malas pasadas me hicieron, alguna vez, chillar.

Entonces en Radio 630 -La Monumental-, quizás en 1965, comenzaron un programa llamado "Media Hora con Los Beatles", de 9 a 9:30 de la noche.

Mi tata con su Agustín Lara, Pedro Vargas, etc., nunca me permitió poner esa "música degenerada" en la radio de mi hogar, y mi madre, tratando dulcemente de disuadirme, me decía "vos no sabés si te están maltratando con esa música". Pero cual chava quinceañera, cuanto más me regañaban más me gustaban.
Fue en ese entonces que, para una Navidad, me regalaron un radio de transistores.

Jamás me perdí la "Media Hora con Los Beatles"!, programa que después lo extendieron a una hora. Yo dejaba las baterías del radio al sereno todos los días para que se cargaran, las tanteaba con la lengua y hasta que sentía que habían muerto las botaba.

Jamás pude encontrar a otro chero que le gustaran Los Beatles, ni en mi mesón, ni en mi barrio Santa Lucía. El rock latino de esos años, del 65 al 67, fue dominado por mexicanos como los Hermanos Carrión, Los Yaquis, Johnny Jets, Alberto Vásquez, Manolo Muñoz, Teen-Tops, Oscar Madrigal, César Costa, Roberto Jordán y otros. Fue hasta 1967-68 que, con la llegada de la nueva ola, comenzaron a salir seguidores beatlemaníacos, apareciendo grupos de rock guanacos, algunos copia de The Beatles, como Los Beats (Beatles salvadoreños) de Mangandi, TNT, Supersónicos, Satélites del Twist.

En 1966 la radio YSU empezó organizando programas en vivo para el público, con estos grupos, en sus estudios de la “cruzadilla”, y en el contiguo cine Deluxe, progrmas a los cuales asistí muchas veces. En una de estas presentaciones en el Deluxe, vi al ahora "monseñor" Luis López, cantante de Los Supersónicos, presentar por vez primera vez a "Los Supersónicos Juniors", que luego serán Los Lovers.

Para entonces Los Beatles habían cambiado la música para siempre y hasta eran "Caballeros de La Reina"... y con ellos surgió la "primera invasión" inglesa de música rock.

Si hasta entonces la música era escuchable y bailable, me pregunto qué hubiera dicho mi gente del mesón si hubiesen escuchado, en ese entonces, el hard rock, punk rock, metal rock, alternative rock, soft rock, gipsy rock... y todo ese montón de variantes del ritmo creación del negro Chuck Berry, que al escucharlos -para mí- no tienen diferencia.

De The Beatles sólo sobreviven Ringo Star y Paul MaCartney, quienes pasarán a la historia como, a mi parecer, lo mejor que alguna vez dio al mundo la Pérfida Albión...

Pero el recuerdo de esa inolvidable época perdura siempre en mí.

Con permiso de CUSCATLÁN

Terrícola

REENVIA - IMPRIME - COMPARTE - HAZ PATRIA...
.

14 comentarios:

  1. Anónimo7:38 a. m.

    Que memoria tenés hermano, con qué gracia y deleite recordás las cosas de los 60´s, al leerte,me hace sentir que estoy "jodiendo" otra véz por el centro de San Salvador. Gran verdad esa de que los ingleses solo tres cosas importantes nos legaron, dos buenas y una muy mala, obvio decir cual es la mala,remala:GRINGOLANDIA.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:50 a. m.

    "En mi opinión considero que Inglaterra ha dado solamente tres aceptables legados a la humanidad: Estados Unidos..."

    La cagaste con esa afirmación,los Estados Unidos es el peor engendro creado. Si lo que te fascina de los gringos son sus "juguetes de guerra", invasiones, la CIA, etc. ya te lavaron el "queique".Aunque si podria constatar que lo mejorcito de los gringos, son algunas gringas, como decía Riuz: Yankees no, gringas sí

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:11 a. m.

    Hey,

    Se han dado cuenta que ese spot del dundo en que sale diciendo "Las mayorias somo mas" es copia de otro de Santiago Creel en la pre-campana del PAN en Mejico? Ando buscando el original todavía. A ver si alguien lo encuentra o lo tiene.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:12 a. m.

    me parece esa publicacion sobre el pasado en nuestro pais
    yo vivi en la colonia amatepec serca de ciudad credisa cuando todavia no era ciudad credisa si no finca la floresta (1975)
    cuando las maras eran mas civilisadas y se disputaban solo las chicas en su colonia,la mejor mara era la que la integraban las mejores chicas,para pertanecer a la mara no era nasesario que te dieran una paliza solo compartir amistad y el mismo tipo de musica
    si tenias problema con un tipo de otra mara por embidia o algo similar se solucionaba en una pelea limpia an presencia de los demas compañeros y nadie se imbolucraba en la pelea todos eran espectadores y el que perdia aceptava su derrota y no pansaba en venganza como en estos tiempos que si varguias a otro cipote el otro piensa en matarte.
    ademas escuchabamos musica rock ingles pero clasico no como hoy que solo es bulla el rock
    escuchabamos pink floyd.moody blues,the doors,rolling stones,led zepelin,entre otros

    ResponderEliminar
  5. Me quedo con los Rolling Stones.. y aunque rucos, todavía siguen dando rock..

    De aquí recuerdo que iba a ver a Luis López que no estaba tan ruco en ese entonces, allá en varaderos por el estadio hoy 'mágico gonzalez'..

    Están buenas estas cápsulas del tiempo, traen buenos recuerdos!!

    ResponderEliminar
  6. No pocos escritores que a menudo reconocemos como ingleses en realidad eran de Escocia o Irlanda (Oscar Wilde, Conan Doyle, Bram Stoker, Samuel Beckett o Stevenson). El premio Nobel de literatura de 2001 fue otorgado a V.S. Naipaul, ciudadano británico nacido en Trinidad y Tobago, algo que en toda Gran Bretaña pasó casi inadvertido.

    Todos ellos, sin ser necesariamente clásicos, pues han sido gigantes, Huxley en el paquete.

    Inglaterra ha dado más que eso, ha legado mucho a la humanidad, si pasamos de largo, claro está, los horrores del colonialismo.

    Sobre lo que dice el anonimo sobre los EEUU, pues hay que diferenciar entre pueblo y clase ecónomica-política.De los primeros hemos recibido mucha solidadridad y apoyo, es un pueblo noble, pero de los segunods, sólo garrote e intervenciones.

    Y, para terminar, el alma del Fab Four fue Lennon, indiscutiblemente.

    ResponderEliminar
  7. Para el amigo que afirma que la cagué y que tengo lavado el queique, dejame contarte esto: Una vez cuando tenía la edad de mi historia, me preguntaron si me gustaba Enrique Guzmán y rápido contesté "no, porque es culero", aunque me gustaban algunas canciones. Esto lo superé cuando aprendí a separar el hombre del artista, así como hoy separo pueblos de gobiernos. Son los líderes que gobiernan los que la cagan, no los pueblos, los pueblos pagan las cagadas... más o menos como lo explica acertadamente Reyzope.

    Al compa de la colonia Amatepec, es lo mismo que yo opino tocante a las maras actuales, y las verdaderas de los 70s, del cual fui miembro, y recuerdo fui un par de veces a la Amatepec en el 76 a buscar mota cuando había uno de auqellos agüites que pasaba cuando la animala andaba jalando gente... Me siguen gustando los Beatles, y todas esas bandas que mencionas.

    Terrícola

    ResponderEliminar
  8. CREDENCE! CREDENCE! CREDENCE! Mi papá y yo, pedimos una crónica de los credence! XD

    ResponderEliminar
  9. Anónimo5:23 p. m.

    Hey terricola que cheveres estan tus aportes, especialmente donde haces remembranzas de lo que era crecer en el san salvador de los 60s y 70s. Al igual que vos sali de la Santa Lucia y los mejores recuerdos de mi infancia y temprana adolescencia estan profundamente ligados con esa colonia y el sentido de comunidad que habia en ella.

    Aunque yo soy de la generacion de maras (bien me acuerdo cuando vi vi la pelicula por el 2 una tarde)despues de la tuya hay detalles que mencionas sobre la vida en la colonia que es como que si nos hubieramos conocido.

    A mi tambien me toco salir (de mala gana)de la colonia al final de los 70s...rumbo hacia el norte donde uno aprende tanto sobre porque los salvadoreños, especialmente ahora que ya me he repatriado, somos como somos.

    Sobre tus colaboraciones anteriores: a veces creo que, por falta de un educacion adaptada a la realidad de las mayorias, es necesario alejarnos del terruño por un rato para poder aceptar cuanta es la paja que se nos ha sampado desde que nos "hispanizaron" y talvez definir quienes en verdad somos y hacia donde vamos.

    Gracias y segui con tus buenas apotaciones.

    ResponderEliminar
  10. cuando hablan del san salvador de los años 60 o 70 siento una gran curiosidad por haberlo conocido, por ver esas calles calmadas sin maras sin buseros locos, poder caminar tranquilamente por el centro a las 10 de las noche (tal como me cuenta mi padre que se podia en ese entonces), ojala cuando tengamos al presidente funes junto con la dra menjivar de alcaldesa ambos en conjunto trabajen por un plan de reforma urbana para llevar orden, seguridad e inversion a todo san salvador sin excepcion, que del salvador del mundo para abajo sea la mejor zona de san salvador, que esta locura neoliberal arenarca que ha llevado a nuestro pais de mal en peor se acabe en el 2009.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo9:54 a. m.

    TERRÍCOLA:
    Vos no hiciste la diferenciación. Aunque es cierto que unos estadounidenses han dado su solidaridad con luchas del tercer mundo, hay que agregar que se trata de una minoria, desafortunadamente.

    ResponderEliminar
  12. Los Beatles es lo mejor que hallan parido los ingleses. Su musica sirve de inspiracion para desarrollarse como ser humano. Lastimosamente no puedo decir lo mismo de los grupos diabolicos como iron maiden,black sabah y mas. Quienes han servido de inspiracion para el degenere y destrucccion que hoy vivimos. Por esos anos yo estaba moco y recuerdo que se podia andar tranquilamente por la calle a altas horas de la noche es mas habia cine para adultos que comenzaba a la medianoche. Tambien recuerdo que un monton de locos se mataron por una cancion mala influencia que hubo en esa epoca que decia..que se mueran los feos ti..rin ti..rin..ti..rin..que se mueran los feos ti..rin..ti.rin..ti..rin..que se mueran los feos..que se mueran todititos toditos toditos los feos que se mueran. Y el vergo de dundos matandose. Pienso que desde ahi se vino todo abajo. Porque despues vino la debacle que todavia no hemos podido superar,ni queremos,ni nos dejan. Feliz dia.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo1:11 a. m.

    Un post excelent! felicitaciones, muy bueno!

    ResponderEliminar
  14. Anónimo5:03 a. m.

    No, Iron maiden no es degenere, puede que haya gente que si se ponga a darse verga con esa música, pero también hay gente civilizada que la oye. Al final depende del grado de estupidez de cada quien. En fin.

    Buen recuerdo!

    ResponderEliminar