9 de agosto de 2011

Notas sobre el socialismo

El mundo actual ofrece la realidad de una crisis capitalista suficientemente clara para asegurar la necesidad de construir un mundo nuevo, sobre nuevas bases y nuevos supuestos. Se trata de asegurar la supervivencia de la especie humana ante la amenaza mortal de la lógica capitalista, y de decidir entre dos cosas: la muerte del capitalismo o la muerte de la humanidad. Este sistema ha demostrado abundantemente su peligrosidad y su carácter depredador al convertir al planeta tierra en una alacena y al hacer de todos los bienes, simples mercancías, y de los seres humanos, simples consumidores, hace del mercado, el poder supremo. Esta realidad amenaza a la vida toda. Este poder capitalista debe ser detenido y debe ser sustituido por nuevos sentidos, nuevas lógicas y nuevas reglas de convivencia humana.

Resulta contradictorio que cuando el capitalismo se convierte en el sistema planetario y cuando el mercado cubre y domina todo el planeta, es cuando muestra sus mayores debilidades y cuando se demuestra la necesidad de su supresión histórica. Siendo un sistema mundial que debe ser sustituido por un sistema también mundial.

El quiebre de la economía mundial y la pérdida de la supremacía del dólar como moneda de intercambio, nos presenta al imperio estadounidense debilitado y sin hegemonía, convertido en el mayor deudor en la historia capitalista y sin capacidad de pago. Se levanta, entonces, un nuevo centro imperial en el oriente del planeta, y nuevas concentraciones de poder económico y militar se disputan el control de los recursos naturales, fundamentalmente agua, petróleo y gas natural.



La necesidad de una nueva utopía se pone a la orden del día. Aquí entendemos utopía en el sentido griego de “ningún lugar”, porque se trata, precisamente, de una construcción que todavía no existe en ningún lugar, y que, además, podemos y debemos empezarla a levantar desde ya, desde el capitalismo, adentro del capitalismo y antes de “tomar el poder”.

Aquí  encontramos un elemento fundamental, porque no nos conviene la distinción cronológica, al menos, entre revolución política y revolución social. No se trata de tomar primero el poder, como paso previo para iniciar posteriormente la construcción de un mundo nuevo o una nueva sociedad. Por el contrario, se trata de construir un nuevo poder, adentro del antiguo poder, y de iniciar lo nuevo dentro de lo viejo. Esto que parece lógico y hasta natural requiere, sin embargo, de un tratamiento preciso. 

Resulta que aun antes de suprimir la lógica capitalista, hemos de empezar a suprimir sus 3 componentes: la propiedad privada sobre los medios de producción, el mercado y el trabajo asalariado. Las 3 piezas, actuando armónicamente, configuran el capitalismo. Se trata, precisamente, de iniciar, desde ya, y desde la sociedad actual, la construcción de una nueva manera de relacionarse con el mercado, con la propiedad de medios de producción y con el trabajo.

Cuando hablamos de "mercado", conviene precisar que éste no es un invento del capitalismo; muy por el contrario, aparece como comercio en la forma de intercambio de bienes, culturas, poderes y civilizaciones, desde los mundos más antiguos. Cuando hablamos de "mercado", nos referimos a una construcción económica, política, jurídica y militar, a partir del comercio. El mercado, así concebido, llega a enfrentarse al mismo comercio y a impedir el libre intercambio. Por eso, en cuanto al mercado, se trata de ponerlo al servicio de los seres humanos y de su sociedad, de situarlo en su condición de instrumento y desalojarlo del papel actual de amo todopoderoso y dueño de los seres humanos. Esto requiere una nueva economía y una nueva lógica de propiedad.

El control privado de los medios de producción determina que millones de seres humanos se conviertan en simples vendedores de su única mercancía: su fuerza de trabajo. Cuando prácticamente desaparece la clase obrera, como ocurre en nuestro país, estos son sustituidos por millones de trabajadores que, sin producir bienes materiales, ni laborar en centros fabriles, son, sin embargo, vendedores de su fuerza de trabajo, que es su única mercancía ofertada al gran comprador capitalista.

El mercado laboral, al llenarse de desempleados, ofrece al capitalista mano de obra barata y abundante, entonces la competencia entre uno y otro mercado se basa en el costo de producción de los bienes y no en su calidad. Este control de la propiedad, ha de empezar a ser disputado mediante la participación de los trabajadores en la dirección de las empresas y en la distribución de las ganancias entre todos los miembros de las empresas.

En una primera mirada, esto parece utópico. Efectivamente lo es, pero si miramos más atentamente encontraremos ya en el país algunas experiencias de empresas, sobre todo cooperativas, en donde los dueños y los beneficiarios son todos miembros de la misma empresa.

Se trata de examinar atentamente estas experiencias, sistematizarlas, y avanzar en los aspectos políticos de poder que se correspondan con el actual momento.

Dagoberto Gutierrez

REENVIA A TUS CONTACTOS - IMPRIME - COMPARTE - HAZ PATRIA - COPYLEFT SI SE MENCIONA LA FUENTE ***SIGUENOS CON TU CELULAR!***

11 comentarios:

  1. Anónimo6:13 a. m.

    Muy bueno Dagoberto, ora sí, lo que es,es. Lo felcito.
    Porque la sobrevivencia de la humanidad en estos momentos se decide entre el sistema depredador, y no es retórica, nos vamos a hacer pedazos si no luchamos contra la opresión ideológica fundamentalmente, porque la pobreza no va a ser erradicada por éste sistema, entonces a qué tememos? Cambiar para destruir esas relaciones opresoras arranca de cambiar la actitud y la acción personal, luego viene la colectividad y no es a la inversa.
    Me quedé sin trabajo por conveniencias políticas, por no servir a ideologías, y mire sigo comiendo igual o más bien me conformo con lo que hay, y tengo menos pretenciones, tengo una carga menos de complacer indeseables y más autonomía, soy dueña de mis pensamientos y mis palabras, voy por el mundo y todo lo que recibo ahora es mucho más claro de dónde viene, de la gracia de Dios, y no solo su bendición, cosas concretas que jamás tuve por servir a otros que jamas apreciaron mi trabajo, y no es tampoco parábola, he visto claro que hay un poder natural detras del poder ficticio político.
    No hay experiencia más linda que saberse dueño de uno mismo, sin miedos, sin pretenciones, si tengo carro bueno, sino agarro un bus o me voy a pata, soy más respetuosa de la individualidad de los demás y moriré feliz cuando se terminen mis días. El marxismo me vale, es solo una teoría y me sirve hasta un punto, no vale la pena pelearse con otro amigo o amiga por algo que dijo o hizo un filósofo o un revolucionario solo por presumir de lo que sé, despues está la vida, la gente... estoy yo.
    Creo que dentro de este sistema mercantilista, se puede comenzar el cambio como dice usted, yo estoy experimentando la libertad y por lo tanto es lo que deseo para todos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:46 p. m.

    Esto es parte de un articulo de un escritor cubano, por el cual no tengo mucha simpatia, pero si me parecio que la siguientes partes de uno de sus escritos aplica a los cupuleros del FMLN:
    "Cuando se aburguesa, la izquierda resulta sencillamente siniestra. Patética. Diríase que en la ruleta de la política, lo único importante es “la plata”. Las minas están en las elecciones, el Congreso, el Senado o, para decirlo rápido, en el pozo sin fondo de todo delirio de grandeza".

    "El carpintero, albañil, electricista, impresor, político, filantrópico, constitucionalista y gobernador de Pensilvania Benjamín Franklin escribió hace unos 250 años: “Quienes son capaces de renunciar a la libertad esencial a cambio de una pequeña seguridad transitoria, no son merecedores ni de la libertad ni de la seguridad”.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:45 a. m.

    El que no puede resolver sus problemas y tampoco puede cumplir con sus obligaciones familiares, sociales, politicas, laborales;como prodra con los problemas de otros?

    Buena descripcion de la coyuntura...pero aqui, aqui en Soyapago, donde una jovencita impotente tiene que ceder a la lujuria de adolecentes, entregando no su "fuerza de trabajo" sino su mas preciado tesoro: la virginidad de su imen; donde todo mundo, incluyendo las autoridades civiles y policiales no son capaces de imponer la ley a los violadores, por temor a ser victimas... aqui Don Dagoberto. CUAL ES LA SOLUCION?,
    A usted le gusta, la logica dialectica...como se que no ha plagiado la idea del escritor cubano, sino que simplemente la comparte, y como se que ya le empezo a gustar la mediatizacion, le recomiendo hacerse de un buen grupo de amigos, que le ayuden a encontrar soluciones...para nuestro problemas diarios...y no solo a escribir, transcribir y parafrasear ideas, para asegurar la propia sobrevivencia.

    Vamos, siga adelante, tiene capacidad.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:11 a. m.

    Es bueno hablar de SOCIALISMO,pero estamos en el salvador hablando de una realidad.El fmln se ha convertido en un organo apaga fuego(bomberos),cualquier movimiento revolucionario genuino,lo catalogan de revanchismo politico,se han trazado la politica del "cangrejo"y todo sucede por buscar la comodidad que nunca tuvieron.
    Hoy alaban al imperio,al capitalismo y cuando tratan de hablar de socialismo,hablan del siglo xx1.Creo que el PUEBLO debe ser VALIENTE como siempre lo ha sido y tomar la bandera del VERDADERO SOCIALISMO,que es el MARXISTA LENINISTA.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:19 a. m.

    Saludos cordiales a todos

    Don Dagoberto:

    Como siempre usted con su análisis bien acertado, ojala algún día tenga el placer de conocerlo en persona para saludarlo, porque usted es del tipo de gente que necesita este territorio para poder trascender a algo mejor, porque usted es de los que con respeto, humildad y sobre todo una gran valentía, dice las verdades sin disfraces ni medias tintas.

    A la Señora del comentario 10 agosto, 2011 06:13, quiero decirle que tiene toda la razón, yo estoy de acuerdo con ella porque estoy experimentando lo mismo. Decidí cambiar mi forma de vida porque uno como trabajador debe valorar su propio trabajo cuando sabe que esta bien hecho, pero en la empresa privada de hoy día el empleado se ve obligado a trabajar con mala calidad, solo para "cumplir" con los compromisos adquiridos por mandos superiores. El empleado se ve obligado a entrar en un ciclo asesino de endeudamiento porque eso es lo que se supone "trae el progreso". Creo que todos los salvadoreños debemos hacer un alto y vernos en un espejo para analizar si de verdad "unos cuantos dolares mas" valen la pena, a cambio de omitir nuestra propia salud, de omitir el gozo de estar en familia, de omitir el gozo de escuchar música o de simplemente acostarnos bajo un árbol a disfrutar de las bellezas que el Dios Universal y la Madre Tierra nos han dado y que no mucha gente sabe apreciar.

    Espero que podamos llegar a conocernos todos y trabajar en el sentido que propone Don Dagoberto.

    hasta luego

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9:03 p. m.

    "Ya basta de sufrimientos para el pueblo.Pero creo que a la raiz de todo esta la urgencia de emprender los cambios que estan a la raiz de todo nuestro malestar. Yo no me cansare de señalar que, si queremos, de veras, un cese eficaz de la violencia, hay que quitar la violencia que esta a la base de todas las violencias: La violencia estructural, la injusticia social,el no participar los ciudadanos en la gestion publica del pais, la represion. ¡Todo eso es lo que constituye la causa primordial! De alli, naturalmente, brota lo demas"

    Monseñor Romero. 23 de septiembre de 1979.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9:59 p. m.

    El articulo de dagoberto sobre el socialismo esta muy bien,pero en el tiempo será posible se nesesita muy buena educación de nuestra gente de todos los salvadoreños para que aun en este sistema se siembren las semillas nesesarias: un ESTADO solidario,justicia en todas las formas de expreción donde la EQUIDAD termine con las enormes desigualdades sociales,participativo donde hasta los que están en contra de este nuevo modelo de vida se les demuestre que estamos tratando de un modelo de vida INCLUYENTE donde el HUMANISMO sea su forma de hacer justicia donde yo no puedo sentirme bien mientras hallan muchos que NO pueden alimentarse por la AVARICIA de muchos o los pocos que lo tienen todo.Este nuevo ESTADO sus piedras angulares DEBEN SER la LIBERTAD de DISCENTIR donde las otras LIBERTADES PUBLICAS deben ser reguladas pero NUNCA ser sometidas y mucho menos la existencias de opreción,repreción,dominación sean partes de ese NUEVO ESTADO que cuando entre en contradicción se debe estar dispuesto a cambiarlo por OTRO NUEVO ESTADO que satisfaga a las mayorías:estamos hablando entonces de un cambio permanente que NO tiene punto de llegada y que NUNCA se deja de LLEGAR.Un nuevo ESTADO que NO debe estar en discordia con el MEDIO AMBIENTE.Para vivir decentemente todo lo mencionado todos los seres humanos los nesesitamos de lo contrario estaremos constantemente apurando,alienando la EXISTENCIA de la HUMANIDAD de la sociabilidad inherente muy nesesaria de la gente.JP.Si tienen por alli el articulo sobre los ASESINATOS de los PADRES JESUITAS es en este momento hacerlo ponerlo en el DEBATE.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10:07 p. m.

    En el o las CoSAS PASAJERAS de CARLITOS ABREGO hay un articulo que dá un pronunciamiento de la PDDH que se puede tomar para debate sobre la AMNISTIA y las recomendaciones de la COMICION DE LA VERDAD.JP

    ResponderEliminar
  9. En el país se inculcan unos valores morales anormales, que son los que crean el caldo ideal para que surja gente sin principios. El sistema creado, es un sistema que ha arrebatado a la gente el derecho al trabajo y a un sueldo digno. Un sistema que nos ha privado del derecho a una educación y salud de calidad y gratuita. Un sistema que ha dejado sin un futuro digno a nuestra juventud y ha dejado sin protección social a nuestros mayores. Un sistema que ha conculcado los vínculos culturales y familiares de nuestra sociedad. Un sistema, donde se presuponen la corrupción y el latrocinio. Un sistema que ha destruido la seguridad del estado y ha originado una escandalosa incapacidad de mando y una estructura de organización enfermiza.>>

    ResponderEliminar
  10. Anónimo5:34 p. m.

    Los Salvadoreños que murieron eran los verdaderos revolucionarios quienes pagaron con su vida por su valor y su coraje para terminar con las injusticias... Pagaron con sus vidas buscando la justicia por cambiar el país...Pero los herederos de esos hombres valientes,actuan como maricas,cobardes,prefirieron aliarse a los ricos y echarle tierra a la memoria de hombres valientes como monseñor Romero,hermano revolucionario de verdad con su sano actuar tatuo al país con su conocimiento profundo le dió la batalla desde el pulpito de la Iglesia,a la derecha; el FMLN nos ha traicionado en este país no hay justicia nos gobierna una pandilla de corruptos quienes se sienten a las anchas al lado de los ricos...Estos mal paridos que nos dirigen han defraudado a la mayoria que somos el pueblo, aquí en este país no hay democracia ni nada para los pobres lo único democratico es la verguiada con la que a diario nos amenazan los cuerpos represivos...Los Salvadoreños no queremos ni Socialismo ni Capitalismo lo que queremos es comer!!!...Trompudos salgamos a las calles a librar las batallas que van a definir el futuro de este país, busquemos la justicia por nuestras propias manos no mas impunidad!!!... No hacerlo es cobardia es aceptar la impunidad de los corruptos, tenemos la capacidad para liberarnos en comunión...No mas pajas... Llorar es solo para las mujeres... Vamos a pelear por nuestros derechos ciudadanos,todos estan invitados a las calles...El Salvadoreño del los años 70 era un hombre cauto,prudente,callado era un hombre de valores y principios de hablar muy poco pero era solidario sobre todo valientes...La guerra nos cambio a todos nos cambio para retroceder antes el silencio definia las cosas eramos de poco expresar sentimientos eramos buenos haciendo,ahora somos hablantines,gritones y nos pasamos el tiempo hablando en los medios como la radio en donde locutores sin escrupulos manipulan con el cuento de la opinión la energía de la gente ahora nos hemos hecho pajeros, somos el pueblo mas pajero del planeta nos dejo la guerra el sindrome del culerismo...Los huevos quedaron en los frentes de guerra...La verdad que culeros que somos...

    ResponderEliminar
  11. Anónimo12:33 p. m.

    El capitalismo no es lo que se esta derrumbando, a lo que el mundo se enfrenta en este momento es el globalismo, que se disfraza de capitalismo, esta elite que se reune en diferentes lugares del planeta para tomar decisiones que cada vez hacen que nuestra realidad se acerque mucho mas a la pesadilla de George Orwell...

    ResponderEliminar