13 de diciembre de 2010

No es culpable el indio, sino quien lo hace compadre!

No me voy a atorar con el detalle de las aspiraciones que no podrán ser en este quinquenio. Sobre la leche derramada compatriota, no se puede hacer nada o casi nada y aunque mínimos avances se observan, la balanza está cargada sobre las deudas que desde ya está dejando Mauricio Funes.

Algunos atribuyen esta deuda de la que hablo a la falta de recursos – por el desfalco de ARENA –, otros a la inexperiencia de los conductores del cambio en diversas carteras de estado, otros más avispados, consideran que se debe a la ausencia del esperado “cambio” y quizá por acá va el volado. Pienso compatriota, que ya es momento que nos responsabilicemos por nuestras decisiones y que acá no es culpable el indio, sino quien lo hace compadre.

Como pueblo nos hace falta apelar a la memoria histórica, o al menos, a la experiencia reciente, como resortes de una adecuada escogitación y así, podamos optar por mejores opciones al momento de entregar de nueva cuenta – si es que así lo deseamos –, la conducción de este país y nuestro destino a personas que ostenten credenciales certeras y fiables. Y por el contrario, que la sagrada selección del soberano o al menos la nuestra, se aleje del político salvadoreño “normal”, aquel, vulgar, común y silvestre, que de forma natural viene preñado de limitaciones impresionantes y de ambiciones exorbitantes.


Si existen dudas razonables de que un candidato – de cualquier rango – al ser elegido le dé la espalda al pueblo, de una se debe de descartar él y el partido que lo lleve. Debemos de comenzar a escoger en base a la persona humana y no en base a las ambiciones y ansiedades partidarias.

Ya no se puede seguir votando como borrego por un partido poblado de vacas sagradas que no mueven un dedo por vos. Acá nos debemos de poner pilas, compatriota, para exigir la eliminación de tantas restricciones con las cuales quieren investir a las candidaturas no partidarias. Qué bárbaros los diputados, le tienen un pavor al pueblo, qué bárbaros.

Solo en este país se vota por la izquierda, se gana, y aún y a pesar de lo anterior, se sigue bajo la sombrilla de un gobierno con clara inclinación derechista, o al menos que le hace los mandados y el “mingo mingo” a los del gran capital Creo que la mayoría de ustedes compatriotas – en el entendido que se ganó – si hubiesen querido seguir siendo gobernados por la derecha, de una buena vez hubiesen votado por ARENA y no por este remedo de derecha “rosadita” que ahora nos gobierna.

No quiero decir con esto que estábamos mejor con ARENA, por Dios! Pero el hecho que señale el mal sabor de boca con el que estoy finalizando este 2010, no significa que este añorando un tan solo segundo de las gestiones de ARENA, en donde pululó el compadrazgo, la prebenda, el trinquete, la corrupción, el narcotráfico y la incapacidad.

La incapacidad a la que hacen referencia los “cartelitos” rojos en la capital no es de ahora, solo que, esta “pregonada” referida incapacidad está afectando intereses que las incapacidades de las gestiones anteriores NUNCA tocaron o afectaron. Además, no debo de perder de vista que la derecha es más radical en la oposición que la izquierda y si no, vean la historia.

Por ejemplo, te recuerdas que Norman Quijano le hizo sombra a Violeta y te pregunto a vos, quién le está haciendo sombra a Norman en estos momentos o será que el FMLN ya entregó la capital?

Regresando a esto de la incapacidad, esta fue permanente en todas las gestiones de ARENA, pero en la gestión del bachiller Saca, esta se puso de manifiesto y quizá hasta de moda. Como cosa curiosa, de un bachiller a otro, cual estafeta, se trasladó a la esta gestión de Funes. La historia siempre a sostenido que los presidentes siempre se dan en los dientes con sus eslogan, por ahí va aquello de no equivocarse y la meritocracia.

Cómo veo el panorama compatriota, Funes tiene una vida útil de tres y medio años, menos los dos años electorales que hay en el ínterin, el grado de acción será muy limitado en favor tuyo, pueblo.

Esto me lleva a lo siguiente, acá entre nos, como diría Chente, no se puede seguir confundiendo la fama con la capacidad, la popularidad con el conocimiento y la elocuencia con la sapiencia. Los dos últimos presidentes han apelado a esto y mira cómo estamos.

Kvernicola
REENVIA - Imprimir artículo - COMPARTE - COPYLEFT SI SE MENCIONA LA FUENTE

1 comentario:

  1. Anónimo10:35 a. m.

    mas claro de como lo has planteado, kavernicola, no se puede!
    Yo por eso cada vez que puedo los invito a todos a NO VOTAR EN LAS PROXIMAS ELECCIONES, A NO PAGAR MAS IMPUESTOS!, con el dinero se pone a cagar esta gente mal nacida!, ya es tiempo que nos sacudamos a todos estos babosos buenos para nada!, no podemos continuar permitiendo que nos roben en nuestras propias narices por cantaletas politicas, religiosas, ideologicas, etc.!
    YA BASTA DE ESO, AVIVEMOS AMIGOS Y COMPATRIOTAS, NO CREAMOS TODO SOLO POR PURA FE! recordemos que aqui estamos hablando de humanos que gobiernan humanos, y por tanto TODOS PUEDEN METER LOS PIES EN CUALQUIER COSA, lease: ROBO, CORRUPCION, ABUSO, NEGLIGENCIA, OMISION, en fin, tanta babosada que nos han hecho por decadas y decadas!

    ResponderEliminar