28 de mayo de 2010

Consideraciones sobre el sujeto político y la agenda del pueblo.

Documento del END recibido por correo.
Lo dejamos a su discreción, querido lector.

"El hombre realmente llega a su estado de completa humanidad cuando el produce, sin ser forzado por necesidad física a venderse a si mismo como mercancía". (Ernesto Ché Guevara).
La realidad  del hacer político de la sociedad salvadoreña, desde  hace varios años, ha invocado en forma casi inveterada el último relicto de la vida democrática con los eventos electorales, como si la practicidad del fenómeno democrático se redujera a un simple ritual del depósito del sufragio. Esta visión reductiva, más allá de una perspectiva simplista, ha introducido una serie de desviaciones no sólo dentro del cuerpo electoral, sino hacia el interior de los entes políticos y, lo más grave, dentro del cuerpo social afectando la representatividad y alejándose de las prácticas ciudadanas, vulnerando la vida institucional.

En este contexto, con el presente documento se pretende examinar y generar un motivo de discusión relacionados con algunos elementos característicos de las últimas dos décadas, y que podrían determinar los niveles de viabilidad representativa de los sujetos políticos sobre el electorado y sobre el cuerpo social  frente a una nueva vocación ciudadana de ser representado.

EL VACIO CREADO POR EL SUJETO POLITICO


1. Ausencia en los planes de posguerra, de construir mecanismos de representatividad ciudadana, más allá de las herencias políticas del período de guerra de acumulación e inducción contrainsurgente o adhesión.

Esta representatividad que el sector tradicional en el poder venia negando a la ciudadanía después de los acuerdos de paz, registra una variable: la negación sistemática es reeditada y profundizada por la insurgencia que se incorpora a la vida oficial. Desde ese momento coexisten dos cuerpos políticos opuestos, carentes de vocación representativa del amplio cuerpo social.

2. Falta de desarrollo durante la posguerra de un sujeto político capaz de generar un sentimiento de nación que pudiera trascender y superar la polarización política heredada, postrando al cuerpo social en la falaz disyuntiva oposición versus imposición.

Lo que convirtió  a los partidos en limitadas factorías de poder político, carentes de una metodología y dinámica democrática, basados en el abuso de poder, sometiendo a sus militantes a través del chantaje y la corrupción, impidiendo el crecimiento de su horizonte político y la profundización de su pensamiento. Esto hacia el cuerpo social generó una atrofia inhibitoria al presentar como únicas opciones viables izquierda vs derecha,  reduciendo la certeza en el ejercicio de la cosa pública.

3. Generación en la pos guerra de una estructurada exclusión de la ciudadanía a través del aparato político, estigmatizándola y pretendiendo legitimarla con el triste y  excluyente concepto de “clase política”.

Este estigma excluyente permitió a los partidos la justificación ante su militancia de restringir las tomas de decisiones o las decisiones de trascendencia a pequeños grupos consanguíneos, afines o asociados por intereses particulares; alejando toda incidencia de la sociedad salvadoreña en la gestión de la cosa pública y los intereses de nación, ello incluso ha llevado a consignar en sus normativas internas la anulación de derechos civiles y políticos del ciudadano.

4. Ausencia en todos los aparatos políticos de una práctica democrática en la definición y determinación de postulaciones para candidaturas a cargos públicos, vulnerando el ejercicio participativo y un derecho ciudadano constitucionalmente establecido.

La perdida de valores y métodos idóneos de trabajo les ha conducido a un deterioro en sus potenciales de recambio generacionales, garantes de su desarrollo interno y de su oferta política a la nación; lo que se evidencia con la ridiculez de los diputados hijos de diputados y alcaldes hijos de tales, en una espiral de incompetencias donde impera el trafico de influencia y negociaciones forzadas con maliciosas interpretaciones de la ley, en favores a empresas nacionales y extranjeras en contra de los derechos e intereses de la sociedad salvadoreña.

5. Los aparatos políticos han sido convertidos en una maquinaria reproductora de reiteradas reelecciones de diputados y munícipes, convirtiendo el mecanismo participativo en una practica hereditaria de influencias familiares o de intereses económicos.

Ello les ha permitido la perpetuación de algunos personajes por décadas en diputaciones, municipalidades, ministerios, etc. En un circulo constante, viciando el desempeño constitucional de recambio y transparencia. Todo ciudadano que pretenda por sus capacidades desempeñarse en la cosa pública, está en franca desventaja si carece del favor político de las cúpulas partidarias. La mayoría de cargos estatales simplemente son negociados por favores mutuos o por imposición de intereses mayores.

6. Los diferentes esfuerzos políticos por  introducir variables para legitimar la participación a través de los aparatos existentes, han sido constantemente mediatizados,   manipulados o destruidos por los mecanismos tradicionales afines a sus conducciones, lo que ha permitido catalizar estos esfuerzos por las castas de la polarización tradicional.

Se han registrado en el periodo muchos intentos internos por enrumbar sus institutos políticos, pero la inexistencia de mecanismos transparentes y los manejos evidentemente maliciosos, les han purgado aun con la connivencia del sistema electoral vulnerado desde hace rato por la desviación polarizada de los partidos mayoritarios sembrando la desconfianza y la falta de certeza en el cuerpo social.

7. El discurso en el caso de la izquierda oficial, ha seguido manteniendo una expectativa socialista, no obstante haber renunciado a tal opción mucho antes de los acuerdos de paz. Tal declaración reiterada contradice sus actuaciones con la negación participativa estatutariamente, las adjudicaciones y negociaciones de candidaturas y las negociaciones de intereses inconsultos en el cuerpo legislativo.

La invocación de su definición socialista (del siglo XXI) de manera reiterativa y discursiva se ha registrado en circunstancias preelectorales, como un recordatorio de sus referentes históricos ya que tal vocación resulta de una inconsistencia practica, que le ha puesto en evidencia ante la ciudadanía, vale citar que solo le dio el voto presidencial ante una alternativa foránea, hecho que como izquierda oficial no está en condiciones de poder capitalizar cualitativamente en un futuro próximo. La invocación de sus referentes perdidos, sin una refundación de principios lo ha alejado de todo proceso de producción de pensamiento, ello frente a otros eventos e institutos políticos le ha puesto desde hace rato en una posición defensiva por temor a perder su militancia, lo que se traduce en la incapacidad de generar alianzas o potenciarlas.

La derecha  ha demostrado en este periodo, gran capacidad de reacomodo en relación a sus vaivenes y crisis internas, en razón de poseer una oferta en sus variables aglutinadoras. En cambio la izquierda oficial carece de toda percepción de variables en sus elementos de aglutinación y acumulación, lo cuál contradice sus experiencias históricas revolucionarias y se presenta como la opción popular única, vertical, intolerable y excluyente, sin capacidad de reacomodo en su posición rígida y sin debate. 
La Izquierda oficial ha pretendido monopolizar todo referente histórico y revolucionario, así como las experiencias políticas que fueron compartidas con otros entes orgánicos y formas de pensamiento afines y solidarias. Tal circunstancia le ha valido la pérdida de idoneidad, como referente de cambio, ante un proyecto de nación, lo que le hace un sujeto poco fiable ante las mayorías progresistas del país que en otro  momento le habrían empeñado  su confianza. Esta pérdida de idoneidad ante su incapacidad de asimilar la gama de intereses  y expectativas de la sociedad salvadoreña en su conjunto, le imposibilita de la habilidad  de construcción del recambio interno y modernización como estructura política. 
Pero hacia afuera, hacia el ámbito ciudadano, produce en el cuerpo social, una absoluta indefensión frente  a la perversión del aparataje político, sustraído de la institucionalidad, carente de certeza y de representatividad. Tal situación le ha conducido a la pérdida de idoneidad en las dos décadas pasadas, ha ubicado a la sociedad salvadoreña y la seguirá posicionando en un nivel de  aversión e inmovilidad política, obstaculizando toda forma y expectativa de desarrollo en manos de un espectro  antihistórico sin escrúpulos políticos en una sociedad sin controles.

EXPECTATIVAS PARA LA CONSTRUCCION DEL NUEVO SUJETO

    * Resultaría una tarea  indiferible  el inicio del debate, por parte del cuerpo social,  de cual sería el marco deseable para ser representado políticamente y cuál  seria la garantía de esa nueva representatividad política e institucional.
       
       Esta prioridad se explica ante próximos eventos eleccionarios, frente a los  cuales el cuerpo social estaría nuevamente desarmado y desprotegido. El debate habría de centrarse en la preeminencia del mandante sobre el mandato; por lo que los nuevos partidos deben desempeñar otros roles, teniendo como destinatarios al ciudadano y no la clientela política.

    * Examinar la posibilidad de crear un ente político capaz de superar la polarización de la sociedad  salvadoreña y los fenómenos adjetivados a esa percepción políticamente dominante en el período; generando una visión más coherente del hacer político, orientado a reflejar los intereses ciudadanos por encima de los intereses particulares del grupo o fracción.

      El ente político deberá tener como norte la construcción de un mecanismo integral e integrador de la sociedad salvadoreña, por encima de cualquier interés fraccionalista. Esta construcción habrá de conjugar una oferta política que represente un interés mayoritariamente válido.

    * Examinar cuál sería la prefiguración de un nuevo sujeto político Incluyente y Modernizante en torno a los derechos constitucionales y los nuevos derechos que se van incorporando en el fenómeno participativo y las contralorías sociales, como nueva forma del hacer político.

      El perfil del nuevo sujeto político debe definir sus valores propios, sus razones filosóficas y sus referentes válidos a partir de las realidades propias de la sociedad salvadoreña, lo que ha de traducirse en la representación de una gama de intereses legitimados y equilibrados como contenidos de una oferta política actual y realizable.

    * Debatir cuál sería la orientación,  sesgo o vocación ideológico-político del nuevo sujeto, para evitar la estructuración militante de la primacía de la maquinaria política sobre el ciudadano.

      En razón constitucional la persona humana es el origen y el fin de la actividad del Estado, en consecuencia ningún partido podría concebir  mecanismos o formas de actuar por encima de ningún salvadoreño, o que cause desmedro a los derechos civiles y políticos de los ciudadanos, cualquiera que sea su definición, aduciendo un interés o autoridad partidaria.

    * Examinar y debatir sobre el Carácter Instrumental del sujeto político frente al carácter teleológico y vocativo de su orientación como elementos aglutinadores y de convocatoria de los diversos intereses del cuerpo social.

      Debe profundizarse sobre  la condición de medio del partido, su condición de vehículo y no como un fin en si mismo, creado por el ciudadano y vuelto contra él. Debe sopesarse esa condición frente a sus objetivos y fines a perseguir y que se expresen en planes de gestión en las diferentes formas del gobierno.

    * Debatir  en torno a la construcción,  producción  y ensayo de líneas de pensamiento con carácter de permanencia que permita superar las constantes crisis en el cuerpo legislativo en razón de intereses particulares o grupales ignorando la representación ciudadana.

      Las líneas políticas de los partidos deben preveer mecanismos de distensión, en caso de entrampamiento en y ante el seno legislativo con imperio del orden público sobre el privado. Esto implicaría responder ante la actividad contralora de la sociedad.

    * Inclusión de mecanismos  de  control interno  que garanticen de forma efectiva las prácticas participativas y la plena aplicabilidad de los derechos ciudadanos establecidos constitucionalmente dentro del Sujeto Político.

      El control interno ha de orientarse a vigilar que no sean denegados o diezmados los derechos y garantías ciudadanas de sus militantes, así como de los ciudadanos en general. Esta práctica constante de control garantiza el derecho a ser oído, consultado y la obligación de responder ya que constituye el mecanismo idóneo de legitimación y cualificación de un instituto político.

    * Que el perfil del nuevo sujeto incluya como constante de trabajo el acercamiento a la ciudadanía, a sus gremios  y organismos no gubernamentales  así como la mayor aproximación a sus problemas fundamentales.

      En su calidad de medio debe buscar la mayor aproximación al ciudadano y sus diversos intereses independientemente que sean adeptos o no; esta aproximación constante con el ciudadano y los entes no gubernamentales  y productivos, le permitiría calificar y mantener una oferta política actualizada.

    * Iniciar una serie de Conversaciones y contactos con personas incidentes o capaces de generar incidencia, con personas o entidades que permitan la generación de pensamientos  afines o que puedan potenciar afinidades con vocación de cambio, prácticas ciudadanas que conduzcan al cuerpo social en principales actores en el hacer político y no meros espectadores.

      Iniciar un proceso de formulación del pensamiento político sobre el nuevo sujeto político y la representación ciudadana, capaz de generar  un cuerpo pensante en debate con el objeto de construir afinidades sobre las variables políticas que permitan la movilidad ciudadana.

    * Deberá construirse una línea de pensamiento ciudadano que garantice las  contralorías sociales como base del funcionamiento y  transparencia  de las instituciones del estado y el deber de información pública, para desplazar la partidocracia, el tráfico de influencias y la corrupción administrativa y política.

      La ciudadanía deberá calificar la legitimidad de la gestión política y administrativa a través de los mecanismos de contraloría y descalificar el empoderamiento de partidos-negocios, así como a los políticos comprometidos que han hecho de la política su modus vivendi.

    * En esa línea generadora de pensamiento ciudadano debe insertarse el debate de profesionales, personalidades no comprometidos en la polarización y organismos capaces de abrir una brecha propositiva y crítica, a través de entrevistas, foros, conversatorios  etc. Que tenga como razón central el desplazamiento de la impunidad del discurso mediatista político incluso de muchos alcaldes, diputados, ministros y cúpulas partidarias y confrontarles al hacer debido constitucionalmente.

      Es necesario que el cúmulo de profesionales del país que han sido ignorados, desplazados y minimizados por la desviación de las partidocracias, tome cuerpo, se posicionen y desplacen la caterva de ignorantes comprometidos que ocupan la cosa pública. Este sector, así como los universitarios, como productores de pensamiento podrían jugar un rol dinamizador.

    * Cualquier construcción de un aparato político deberá ser  orientado  a generar un instrumento válido y legítimo que se aleje del verticalismo excluyente, con vocación de alianzas y permita una verdadera adhesión ciudadana.

      Este instrumento adquiere validez y legitimidad en la medida que su construcción está sustentada con la adhesión de la ciudadanía en su diversidad de pensamiento y genera una amplia gama de alianzas y aproximaciones, rompiendo con el estigma del partido unipolar y el pensamiento único.

    * La construcción de todo sujeto deberá transitar por el trabajo de juventud como vector modernizante y de crecimiento futuro, así como los sectores mayoritarios de la sociedad salvadoreña. Deberá tener como  uno de sus ejes de trabajo, reducir las distancias entre trabajo del campo y el trabajo urbano.

      Esto permitiría que la juventud salvadoreña deje de ser manipulada por el espectro político y por el deslumbramiento de la propaganda, para construir una conciencia ciudadana, con la definición de sus roles futuros. Ello permitiría garantizar los recambios generacionales y una actualización constante, evitando que los partidos absorban al joven.

    * El tema de gobernabilidad e institucionalidad debe ser uno de los ejes orientadores del sujeto político en oposición al tráfico de influencias de los intereses empresariales y corporativos que excluyen el interés ciudadano.

      Una de las razones prioritarias del sujeto en cuestión es asegurar la supervivencia de las instituciones jurídico-políticas de la sociedad salvadoreña para la mejora de sus intereses y una mejor calidad de vida, situación que se ha puesto en peligro y ha gravitado en la falta de ingobernabilidad con el tráfico de influencias, la corrupción y el hacer privado de los partidos.

¡POR LA CONSTRUCCIÓN DE UNA IZQUIERDA REVOLUCIONARIA UNIDA EN LOS PRINCIPIOS Y EN LAS ACCIONES!

¡VIVA EL MOVIMIENTO DE VETERANOS DEL END! 

11 comentarios:

  1. Anónimo5:56 p. m.

    QUERIDO LECTOR: NO ES "DISCIRCIÓN", ES "D I S C R E C I Ó N"

    CADEJO BLANCO

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:29 p. m.

    ¿Qué es éste galimatías trompudos? Hay una serie de aspectos válidos ya conocidos acerca de la práctica política de los partidos, tales como compadrazgo, amiguismo, etc , pero me parece que el pomposo título se corresponde a un planteamiento pequeño burgués de la política. En forma incoherente pasa de la crítica general a la critica de la ¨zquierda¨, pero no se sale de la concepción burguesa del quehacer político y no aporta una alternativa coherente no burguesa de hacer política.

    Lo siento.

    ResponderEliminar
  3. Error de escritura.

    Nos hubiera gustado que nos comentaras el artículo, pero vemos que sólo llegaste a la palabra discreción. Qué lástima!

    Anonimo 2:

    Hay muchas valoraciones que consideramos justas en este escrito. Logicamente que nos quedamos con lo mejor. El lector lo interpretará con su optica politica.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:52 p. m.

    hola: leo permanentemente este blog y me pares muy interesante, biendolo des de un punto de vista de critica constructiva dirigida a todas aquellas personas de izquierda revolucionario o no, que impulsamos tranformaciones de cambio. pero tambien trabajemos por la unificacion de esfuersos par lograr los cabios esperados, aprendamos de la derecha se dibide organicamente pero en sus objetivos estan unidos.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7:33 p. m.

    ¡VIVA EL MOVIMIENTO DE VETERANOS DEL END!

    Que fué el "END" sino un ente pasajero, circunstancial...
    Que significa "END" traducido al español,FIN.

    No se en el marco de las negociaciaciones del fin del conflicto armado, de cual organización del FMLN fué la propuesta de tal nombre "END".

    Pero bien, todo este planteamiento además de desfasado es discutible y por lo tanto absoleto

    Hay una corriente politica interesada por hacer prevalecer la desilución o la perdida de perspetiva para qué, para que nos conformemos con más de lo mismo, lo tradicional...

    ResponderEliminar
  6. El documento es difícil de leer porque los autores lo escribieron en voz pasiva, usando un vocabulario que confunde en vez de instruir. Los únicos sujetos mencionados son grupos: "los profesionales", "la ciudadanía". Como contraste, lean este documento del Movimiento de Profesionales, Técnicos e Intelectuales de El Salvador, que es fácil de entender y muy acertado en sus señalamientos:
    http://mpties.org/index.php?option=com_content&view=article&id=63:mptieslogo-evaluacion-actual-de-la-coyuntura-economica-social-y-politica-de-el-salvador&catid=3:comunicados&Itemid=4

    ResponderEliminar
  7. que feyo

    Despues de estar con el amansa burros para desencriptar el comunicado, no me queda nada claro, no pude aterrizar.

    Por momentos me suena a comunicados de los 70 y lleno de frases del mejor estilo de la guerra fria.

    A mi me parece que el nivel de debate en el ambiente polìtico,ya supero el contenido y anàlisis de este comunicado.

    Con respeto,

    ResponderEliminar
  8. Anónimo12:24 a. m.

    En toda reflexion por sencilla que para algunos parece deja algo que enseña.El END no significa fin fue en el conflicto un sector guerrillero que formo parte de el fmln;que igual que otros fue dejado fuera por sectores de el fmln que unicamente fueron discriminados y olvidados por los que en un principio formaron el partido fmln,bueno igual que los lisiados del conflicto fueron olvidados no querian compartir el PASTEL LLAMADO fmln.La critica se refiere a toda la partidocracia corrupta que solo engaña en cada coyuntura electoral.Esto ya ha sido criticado ,en la ""IZQUIERDA ""si ese seria lo que manifiesta es la desviacion de esta izquieda;que han covertido a dicho partido para satisfacer unicamente sus intereses nefastos personales y de pequeños grupos que se arrogan pensamiento unico ser los unicos en la izquierda no sabiendo que eso especialmente y ser una """isquierda"" que no permite el recambio natural hace que ese concepto en sus manos este vprostituido ,se vende al mejor postor en este caso ala OLIGARQUIA y otros intereses que no favorecen ala gente dejando fuera la posibilidad de enriquecer de una mejor manera de ser de la politica.Eso ha llevado ala corrupcion de la politica de todos los partidos que realmente no hacen politica parecieran mas EMPRESARIOS de sus partidos lo que los ha llevado a todos los vicios que no favorecen en nada los intereses del pueblo;como ellos dicen esos vicios en el caso de elfmln sus diversas cupulas han sido excluyentes debido que solamete les interesa el poder que los corrompe continuamente ;esto el el juego electoral distorsiona aun mas los intereses populares ,enajenan sus actuaciones manifestadas en hacer un festin sus empresa politica donde se heredan los cargos de direccion y los cargos de funcionarios.Ya e oido amas de algun corrupto de elfmln decir esas4letras FMLN pesan se refieren asi por lo que fue el historico FMLN de que con facilidad obtienen cargos de direccion via manipulacion de la militancia y la obtencion sin hacer ningun esfuerzo para ser funcionarios.Hasta algun sector fiel al referente historico fmln engañan.Preelectoralmente gritan cosignas historicas solo para engañar ala militancia y algun sector de la poblacion. Ricardo Adalberto Merlos Cruz END ejercito nacional democracia

    ResponderEliminar
  9. Anónimo7:30 a. m.

    disculpenme mi falta de ignorancia como dice la chimultrufia, pero no se que es el END.
    Al final del articulo hay un error tipo chimultrufia, se dice la falta de gobernavilidad o la ingobernavilidad.

    El articulo nos esta diciendo cosas muy interesantes. Nos habla del paradigna en el cual nos venimos moviendo desde décadas y con esa visión y objetivos dificilmente vamos a lograr cambios fundamentales en nuestra sociedad. Es un asunto de la dialéctica, "aquello que empuja y que transforma no analisa desde la misma optica de como se creo el fenómeno", hay que hacerlo desde otro paradigma. Solo así hay rompimiento con lo obsoleto. Nuestro sistema estatal esta creado para favorecer a unos pocos,
    El enquistamiento de personajes tanto en la derecha como en la izquierda que velan por intereses partidarios y personales. Es una rueda de caballitos. Como decia Jesus, " no se puede remender un pantalón nuevo con tela vieja".
    Y vuelven a capturar en esta dinámica a la juventud que es utilizada para propositos puramente electoreros, en el caso de la derecha hasta delincuenciales.
    Por qué urge cambiar de paradigna?.
    Cada vez nos alejamos más del contexto moderno mundial, esta era digital y científica cuesta caro, y depende del poder adquisitivo el tener acceso a la información y al conocimiento. Si seguimos asi, en el mismo esquema de derechas sinverguenzas creyendo que con la ignoracia del pueblo ellos afianzan mejor el poder, y con la mentalidad de izquierdas creyendo que una revolución se hace dandonos de trompadas unos con otros, pues no llegamos ni a la esquina porque nuestra pobreza se profundiza impidiendo a nuestro pueblo el acceso al cambio de era. Nuestra sociedad esta degradada a la verguenza humana, y es empoderando a la juventud, creando conciencia, pero verdadera conciencia basada en el conocimiento y no en la propaganda asquerosa, como se garantizara un mejor futuro y no creando el odio en un contexto de ignorancia.
    No me digan que no se entiende, otra cosa es que nos resistamos a entender por donde va el cambio de paradigma. No me importa como se llame el partido si FMLN o Don Ramón, que mas dá, es el cambio de mentalidad para cambiar conciencias lo que nos puede salvar.
    Y saben. Esa transformación de conciencia es individual, para poder actuar en colectivo con la fuerza de la razón. Sino seguimos siendo borregos.

    Mariana.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo5:47 p. m.

    Creo que el artículo obliga a una fuerte discusión y reflexión sobre el quehacer político salvadoreño. Algunos comentarios, reflejan mucha ignoracia política e ideológica, eso significa que para salir de "borregos" falta un gran trecho por recorrer. El Ejército Nacional para la Democracia (END), fue el brazo armado del histórico FMLN. La dirigencia política (comandancia) negoció en los acuerdos de paz, desarticular el aparato militar, es decir al END.

    Me extraña que gente que se dice de "izquierda" o "revolucionaria" no conozca el significado heroico y glorioso del END, que fueron compañeros que estaban dispuestos a morir por la defensa de la causa del pueblo, por la revolución y el socialismo.

    Esta gente que arremete contra el END, también es muy seguro que dentro del proceso los que definían el rumbo eran las estructuras de Partido (políticas, militares e ideológicas). FPL-GPP/ FCER. Viva el END.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo5:34 p. m.

    Bueno, "los sabios no dicen todo lo que piensan, pero si piensan todo lo que dicen". El artículo es de contenido, pero por el gran vacio de pensamiento político que existe en todos los estratos de la sociedad salvadoreña, aunque su lenguaje es suave, no creo que sea para todo público, ya que se necesita para su comprensión estar muy claro y con pensamiento propio de la realidad salvadoreña, hemisférica y geopolítica.
    históricamente, todos los partidos políticos, se han vuelto empresas. Ejemplos de estos son las camarillas del PCN, PDC, GANA, ARENA, PRUD, etc.

    Volviéndo al artículo, me parece importante que no sólo se cuestiona a los partidos en general, sino, al sistema supuestamente democrático y agotado del electorerismo. ¿Cual es el problema político? Qué, de ser cierto que ya los circos electorales ya estan agotados, entoces vienen los procesos del cambio revolucionarios circunscritos a la dialéctica de una lucha de clases!!!

    Comprendo que los que redactaron el documento lo dicen muy dicimuladamente, pero, también proponen una solución:LA ORGANIZACIÓN Y CONTRALORIA SOCIAL DE LA GESTION PUBLICA!!!!!!!!

    ResponderEliminar