8 de octubre de 2009

A la memoria de los internacionalistas que ofrendaron sus vidas por el pueblo de El Salvador

El "Che" Isla Casares Es singular la breve vida del médico argentino Gustavo Ignacio Isla Casares. Apenas vivió 26 años. Original parecido tiene su pensamiento con el del Che Guevara. Sólo que Guevara triunfó en una revolución y murió en su propósito de liberar a toda Latinoamérica de las estadísticas del horror: hambre, pestes, ignorancia. Mientras que Gustavo Ignacio Isla Casares fue asesinado al comenzar. Su muerte fue la crueldad misma: los asesinos uniformados de siempre lo hicieron prisionero en su hospital de campaña en el interior salvadoreño, lo torturaron bárbaramente, mutilaron su cuerpo y lo asesinaron. Cuando su padre fue a reconocer su cuerpo sin vida, pudo ver los rastros del terror y la vesanía: su hijo tenía un sólo dedo de sus manos; el resto había sido mutilado a machetazos. Un joven médico argentino recién recibido resuelto a ofrecer lo que ha aprendido en aras de sus principios cristianos, muere en un día muy cercano al tiempo pascual de 1989, hace justo veinte años, en forma igual a aquel Jesús de Galilea que muere torturado en una cruz por su lucha evangélica. La muerte fue la misma muerte. Sus asesinos fueron los mismos asesinos de siempre, los que ostentan el poder. La muerte de Gustavo Ignacio Isla Casares fue un poco más espectacular. La muerte vino del cielo, el 15 de abril de 1989. Gustavo estaba en un hospital de campaña de la localidad salvadoreña de San Ildefonso donde además se hallaban la enfermera francesa Madeleine Lagadec, la brigadista de salud María Cristina Hernández y los trabajadores sociales Carlos Gómez y Clelia Concepción Díaz Salazar. La muerte para todos ellos llegó ordenada por el general Bustillo, en dos aviones A-37; dos helicópteros roqueteros, un helicóptero Hughes-500 y una avioneta Push and Pull. Consigno los datos técnicos porque a los comunicados de la gente de uniforme les agrada sobreabundar en calibres y prototipos lóbregos. Pero mi solapada intención es informar al lector el origen de esas armas represoras de todo intento de rebelión contra el sistema burdamente colonial. El bombardeo de un hospital de campaña, pertenezca a quien pertenezca, está contra todos los tratados y principalmente contra el de Ginebra y su protocolo II Adicional. Pero es el eterno sistema del gatillo fácil de los mercenarios: primero tiro y después pregunto. Total, siempre habrá en este mundo legisladores solícitos que voten el consabido punto final y la más que venal obediencia debida. Después del bombardeo, diez helicópteros (Hughes-500, para más datos) desembarcaron a la tropa. Y ahí empezó el calvario de los integrantes del cuerpo sanitario de campaña: Gustavo fue capturado, atormentado durante largas horas y luego muerto a tiros. La enfermera francesa fue violada, torturada y después baleada por los uniformados, lo mismo que la salvadoreña María Cristina Hernández. A los otros dos trabajadores sociales se los detuvo, heridos, y más tarde fueron asesinados. El lector ya habrá adivinado. Sí, el hospital de campaña pertenecía al FMLN, la guerrilla de El Salvador. Gustavo Ignacio Isla Casares había nacido el 20 de noviembre de 1962. Fue enviado a estudiar el secundario al Liceo Militar. De allí fue expulsado cuando cursaba ya el quinto año. Lo llamaban "el justiciero" porque se rebelaba contra las injusticias que se cometían contra compañeros suyos por parte de las autoridades de la casa militar de estudios. Además se enfrentó con un cadete que era famoso por sus alcahueterías. Se lo expulsa a iniciativa de un teniente que había estado en Tucumán, con el general Bussi, combatiendo a la guerrilla. Todo muy premonitorio de lo que iba a suceder después. Terminado el bachillerato en una escuela religiosa, ingresó en Medicina donde con otros estudiantes fundó el grupo Sinapsis, agrupación de centro derecha que fue la base para la conformación de UPAU, expresión de la UCeDé de Alvaro Alsogaray. Isla fue secretario general y presidente de Sinapsis. Pero muy pronto se desencanta de esa tendencia y adhiere al estudiantado radical de Franja Morada. En 1986 vivirá una experiencia que cambia su vida: marcha al ingenio Ledesma, en Jujuy, a hacer un curso de pediatría y allí vive plenamente lo que es la precariedad, las necesidades, las carencias. No puede soportar las injusticias que se cometen, principalmente con los niños jujeños y con los que llegan en la corriente emigratoria boliviana. A su regreso a Buenos Aires se produce la crisis de Semana Santa y con otros compañeros concurre hasta las puertas del cuartel donde se halla el golpista teniente coronel Aldo Rico. Conforman un numeroso grupo de jóvenes democráticos que no permitirán salir ningún tanque del uniformado que se esconde detrás de las armas para coartar la democracia. La gran decepción de su vida será cuando Alfonsín accede a las exigencias del autor de la chirinada. En un corto viaje que hace a Brasil con un compañero, deciden recorrer Latinoamérica. Pero antes regresan para terminar sus estudios de médicos. Vuelan a Miami en un avión de carga boliviano y desde allí comienza un periplo parecido al del Che y su amigo Granados, pero al revés. En Costa Rica habrá un encuentro definitivo para Gustavo: conoce al sacerdote José Alas. Este le propone ir a vivir a Nicaragua, al centro de refugiados salvadoreños. Gustavo decide aceptar mientras su amigo regresa a la Argentina. En el centro de refugiados salvadoreños recibe instrucción en medicina de guerra. En su última cinta grabada, Gustavo les explica a sus padres y a su novia Roxana, que ha decidido ir a tierra salvadoreña a ayudar a la lucha de ese pueblo por su liberación. Esa cinta está llena de emoción. Les dice a sus padres: "Mi actividad no es militar, es médica y solidaria. Existen organismos internacionales que están trabajando: la Cruz Roja, Médicos sin Fronteras y otros organismos que están al margen de la guerra. Esto para mí es un acto de amor. Sí, es muy lindo ir a misa, es muy lindo escuchar la Parábola de los Talentos o el Sermón de la Montaña, pero hay que llevar a la práctica todo eso. Si Dios me dio esa capacidad de poder entender el sufrimiento de los demás y poder analizar sus causas, sería un pecado que no hiciera nada para transformarlos..." Y como si adivinara que su altruismo lo iba a llevar a la muerte, se despide así de sus padres: "Los quiero mucho, los voy a llevar siempre en mi corazón. Estoy muy tranquilo, y orgulloso por la decisión que tomé. Los amo inmensamente. Hasta muy pronto". Y para Roxana tendrá esta despedida: "Te juro, mi amor, que siempre te llevaré conmigo". Ocho semanas después su sangre generosa regaba tierra salvadoreña. Creemos que el Che Guevara estaría orgulloso del título que hemos puesto a esta nota: "El Che Isla Casares". Por Osvaldo Bayer REENVIA - IMPRIME - COMPARTE - HAZ PATRIA - COPYLEFT

8 comentarios:

  1. Anónimo2:32 p. m.

    hey miren, ya oyeron lo que ha declarado cristiani al gobierno de funes? dice que arena no dara los votos para aprobar los prestamos para el gasto social que funes planea hacer. como ya funes ha declarado que no dejara chantajear por el partido arena para la aprobacion del presupuesto extraordinario y el gasto social...cristiani salio a declarar que entonces se chantajearan mutuamente.
    yo recomiendo organizarce en son de protesta publica y marchar para exigir y presionar al partido de oposicion arena, para que se aprueben los prestamos. el presidente funes tiene buenas intenciones pero necesita el respaldo economico y politico para hacer valer sus propuestas por modernizar el desarrollo nacional. asi que el pueblo tiene que presionar a los ladrones de arena para que den el brazo a torcer y se apruben los gastos de gobierno en la asamblea...porque lo peor de todo es que arena no quiere cooperar por caprichos politicos, aunque eso le cueste con dolor al pueblo, tal como declaro cristiani; arena esta deseando que al gobierno de funes no le salgan bien las cosas para ganar espacio politico y hacerle la vida imposible. el problema es que los que pagan los platos rotos nunca son los partidos politicos, hoy en este caso el partido de gobierno fmln...sino como siempre el pueblo jalvadoreno.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:37 p. m.

    He derramado muchas lágrimas después de leer por primera vez esta bella y triste historia, me pregunto, así como me he preguntado sobre el che Guevara, qué habría sido de la vida del che Isla Casares si se hubiera regresado a Argentina, estoy segura que de alguna manera los dos "che" hubieran sido útiles a la humanidad, tenían la semilla en sus corazones... tengo la impresión que los seres especialmente bondadosos, llenos de amor y solidaridad por el prójimo, dispuestos a ofrendar todo lo que tienen, sin importarles exponer su propia vida, mueren muy pronto, demasiado pronto... sin embargo, hay gente egoista, avara, en pocas palabra: personas llenas de maldad que viven tanto tiempo y no puedo evitar pensar que ésa es una de las razones por las cuales el mundo está tan mal...

    Estoy de acuerdo en que el Che Guevara,allá en el cielo, está muy orgulloso de que el escritor haya decidido llamar al Dr. Islas "che"...

    Que en paz descanse el che Isla Casares y espero que su familia encuentre alguna forma de consuelo en la realidad de que murió como mueren los verdaderos héroes, en manos de bestias salvajes mal llamados "seres humanos" (????)

    Gracias por el post



    Mireya

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:14 p. m.

    Bendito, mil veces bendito sea este jóven médico argentino, así como la enfermera francesa Madeleine Lagadec y la médico española Begoña García Arandigoien.

    Pero no sólo están ellos, hay muchos más internacionalistas humanitarios que vinieron a curar las heridas del pueblo, a apoyarlo y a alentarlo. Las fuerzas represivas no lo comprendieron así y los consideraron objetivos militares.

    Como jauría maldita los depedazaron, los hicieron sufrir, los torturaron hasta la muerte.

    Dios mío, dáles fortaleza a sus familiares que los perdieron a edades tan tempranas.

    Dios mío, dále fortaleza al pueblo de El Salvador para que despierte totalmente y no se deje embaucar por malditos asesinos como Cristiani y tanto maldito en la Asamblea Legislativa.

    Dios mío, espero hayas recibido en tu gloria eterna a estos internacionalistas que ofrendearon su vida por nosotros.

    Que descansen en paz.

    Los queremos, los respetamos y nunca los olvidaremos!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:13 p. m.

    ES QUE EL MAS GRAVE PROBLEMA, QUE SE PUEDE VER ES QUE FUNES ESTA PECANDO DE INGENUO O TIENE DIARREA MENTAL. HOY VEIA EN LA TV, QUE LO VI ESE PROGRAMA ARENAZI, SOLO POR QUE SALIA EL, NO PORQUE NO ME DETENGO A VER A ESE ARENERO A QUIE LE DICEN COMO CONDUCIR LA MATRALLA CONTRA LOS QUE AORITA GOBIERNAN, AUNQUE FUNES PARA ELLOS ASTA AHORITA SE ESTA PORTANDO BIEN, PERO EL CASO ES QUE EL DECIA QUE HAY QUE DARLE MAS AUTORIDAD AL EJERCITO, YA SE LE OLVIDO, QUE ESA GENTE ES LA QUE HIZO TRISAS AL PAIS, ESOS SON ASESINO, Y SON TRAIDOSRES VENDE PATRIA, QUE AL VER EL PODER Y EL DINERO, VENDEN ASTA LA MADRE QUE LOS PARIO, SINO, HAY QUE VER EL CASO DE HONDURAS. ESOS ASESINOS FUERON LOS QUE MASACRARON A ESA GENTE DE BUENA VOLUNTAD.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:05 p. m.

    Que historia mas conmovedora. Este muchacho si era un valiente. Los cobardes que lo asesinaron jamas comprenderan el significado de la palabra "valor" y moriran por siempre, olvidados y repudiados por la historia, parasitos anonimos, mientras que la historia y el nombre de Gustavo, viviran en el corazon de quienes lo conocieron y de quienes cuentan su historia por siempre a traves de las generaciones.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5:46 p. m.

    Estoy llorando por esta triste historia, por la valentia de estos jovenes, por el amor a sus hermanos, murieron lejos de su patria, de sus padres....Dios mio cuanto dolor guardamos en nuestros corazones y no se nos quitara hasta que se haga justicia, no es posible que estos asesinos, que estos cerebros podridos de maldad esten libres...

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6:43 p. m.

    verguenza acumulada ,memoria que murieron ellos en tierra extrana mientras ,los propios en su tierra.
    miraban como espectadores ,como su tierra invadidada por el asesino y masacrador hacia su faena ....
    honor alos heroes anonimos latinoamericanos..mea a culpa los que tuvimos oportudinad de acompanarlos en esa gran tarea de morir por un ideal de america negra...

    ResponderEliminar
  8. Anónimo8:14 p. m.

    ¿Qué tiene que ver la muerte del "CHE GUEVARA" en todos los problemas sociales que nos acogen a los Salvadoreños? yo espero, que el fanatísmo no te haga ser ignorante y no queras ver la realidad de las cosas.

    ResponderEliminar