18 de diciembre de 2015

Los payasos políticos de El Salvador

La "clase" política salvadoreña al servicio de la oligarquía y de sus propios intereses partidarios, está totalmente desprestigiada, y no sólo lo revelan las encuestas de opinión pública sino que también los programas de debate de la televisión salvadoreña, en donde constantemente aparecen dirigentes, diputados y miembros “destacados” de los partidos políticos, hablando sandeces, lanzando diatribas contra sus opositores y tratando de cautivar y encantar a los televidentes con poses histriónicas y lances audaces de comediantes baratos.


En otros países, en donde la política es un verdadero arte, los senadores, congresistas, diputados, gobernadores y alcaldes son personas respetables y gozan del aprecio de las comunidades; demuestran, por lo mismo, cuán saludable resulta acercarse a las corrientes de opinión, pues nunca es tan cierto que una de las mayores virtudes del político es la capacidad de escuchar la voluntad colectiva y el actuar con prudencia y sabiduría. Lo han visto ustedes, amables lectores, en El Salvador? Qué piensan cuando escuchan a políticos como Will Salgado, Sigfrido Reyes, Donato Vaquerano, Milena Calderón, Guillermo Gallegos o el "inefable" Rodolfo Parker, mintiendo e insultando descaradamente?

A nivel gubernamental también encontramos funcionarios con serias dificultades para expresarse, para cumplir con sus promesas y hacer efectivos siquiera planes mínimos para satisfacer a distintas corrientes de opinión, sobre todo cuando se trata de grandes proyectos que pueden afectar el destino de una comunidad. El saber escuchar, atender y resolver, en el límite de lo posible, los graves problemas ciudadanos, define al verdadero funcionario, ya no digamos a un presidente de la república. Y presenciamos toda clase de adefesios en el plano interno con la elección de magistrados, fiscales y presidentes de la Corte Suprema de Justicia. Si de verdad respetaran la independencia de los poderes y los pesos y contrapesos de la Democracia. 

Los políticos de la derecha efemelenista y de la ultraderecha tradicional no han asumido, como ya es normal en ellos, su verdadero papel y su misión en la vida nacional. Prendidos de un conformismo tan medroso como sectario, en el que se tiene deliberadamente confundido el patriotismo real con el oportunismo pendenciero, políticos de esta clase, al menos los que ponen en primera línea para rebuznar, únicamente toman partido para falsificar los hechos, para confundir o tratar de engañar a la población. 

Para esta clase de políticos, la Constitución únicamente tiene validez cuando se trata de defender sus particulares puntos de vista o intereses, por lo demás no es Carta Magna, sino vara de mando, apoyo incuestionable sólo para justificar y legalizar sus periódicos desmanes. Admiten, sí, que puedan introducirse modificaciones bajo ciertas circunstancias históricas o con el propósito deliberado de buscar protagonismo, pero no por demandas populares, sino por deseo o presión explícita de los grupos económicamente poderosos o de sus mismos intereses partidarios. 

Que ese deseo coincida o no con el consenso de los ciudadanos, lo tienen por cosa secundaria. Fieles a un dogma, a intereses de partido, de clase y a la sumisión, se entregan al paternalismo absoluto y dan la espalda a los clamores populares, así como a las autenticas necesidades nacionales. En El Salvador nada ha cambiado en casi tres decenios.

Reyzope

REENVIA A TUS CONTACTOS - IMPRIME - COMPARTE - HAZ PATRIA - COPYLEFT SI SE MENCIONA LA FUENTE ***SIGUENOS CON TU CELULAR!***

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada