16 de mayo de 2012

Los costos sociales de la política de austeridad del FMI

La economía es la política quintaesenciada.

A finales de abril, El Salvador perdió temporalmente el derecho a recibir un préstamo de emergencia por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI). No se cumplieron las metas de gasto público y hoy el gobierno busca la manera de armar un plan de contención del gasto para satisfacer al directorio del FMI. La primera acción que está haciendo el gobierno es elaborar una nueva agenda de cumplimiento más flexible frente a las dificultades del fisco: “Básicamente será renegociar el programa de cumplimiento de las metas para llevarlo al directorio”, comentó Carlos Acevedo, Presidente del Banco Central de Reserva.

Una misión del Fondo Monetario llegará a El Salvador en los próximos para tener platicas con el gobierno. Generalmente, durante este tipo de misiones, los economistas del FMI intercambian opiniones con las autoridades económicas del gobierno y al regresar a la sede del Fondo, presentan al Directorio Ejecutivo un informe describiendo las discusiones que se sostuvieron con las autoridades para que éste lo analice. Como resultado de ese análisis, el Directorio del FMI extrae conclusiones y realiza recomendaciones que son transmitidas a las autoridades del país.

El futuro económico de El Salvador es muy incierto, pero no es necesario ser adivino para saber cuáles serán las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional: austeridad, disminuir el gasto público, focalizar y/o disminuir los subsidios, aumentar los años para jubilarse, congelar y suprimir plazas en el sector público, aumentar impuestos, etc.

La austeridad como fórmula para recuperar la economía, no funciona, pues va afectar el crecimiento de la economía  y el empleo en el corto plazo, y esto no se traducirá en una reducción significativa del déficit fiscal. Esta receta ya se puso en práctica en Europa y no funcionó. En nuestro país  uno de los planes ya implementados es ahorrar cerca de $31 millones en este año del presupuesto de bienes y servicios, el equivalente a un 1% de los $310 millones presupuestados en este 2012.

Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía, al referirse a las medidas de austeridad “sugeridas” por el Fondo Monetario Internacional, lo ha  dicho claro: "Creo que Europa se dirige al suicidio. No ha habido ningún programa de austeridad exitoso en ningún gran país. El crecimiento decreciente está causando el déficit, y no al revés. Creo que la idea de la austeridad va a llevar a niveles elevados de desempleo que serán políticamente inaceptables y empeorarían los déficits". Stiglitz instó a los países, a invertir más en infraestructura, educación y tecnología, argumentando que "el retorno de esas inversiones es de mayor magnitud que el costo del capital".

Disminuir subsidios también está en el librito del Fondo Monetario. El FMI apunta que el Estado no debe otorgar subsidios o debe focalizarlos. En la práctica esta medida en lo que ha resultado es en la disminución de servicios sociales a los sectores que no están en condiciones de pagarlos.

En El Salvador, el gobierno busca cortar subsidio al transporte como parte de las  propuestas del Gabinete Económico y del Fondo Monetario Internacional, se trata que Mauricio Funes analiza la posibilidad de recortar a la mitad el subsidio al transporte público que cuesta $52 millones al año. Sería una fantasía pensar que las recetas del Fondo Monetario Internacional no tienen efectos secundarios: los dueños de los buses seguramente se opondrán férreamente a la eliminación de la mitad del subsidio o amenazarán con aumentar la tarifa del transporte público, decisión que al tomarla los buseros incendiará la pradera.

Parte de la solución al problema, según el FMI se encuentra en incrementar la edad de jubilación. El gabinete económico del gobierno salvadoreño, ya lo está considerando en la negociación con el FMI. Esta receta también tiene efectos secundarios, pues no sería raro que exista un rechazo mayoritario a esta medida. El gobierno debe tomar en cuenta que  una decisión sobre la edad de retiro y las pensiones debe contar con el consenso mayoritario de la población.

El gobierno, en su plan de austeridad, ya aprobó el congelamiento de plazas. El decreto ejecutivo número 78, publicado en el Diario Oficial, el 12 de abril pasado y vigente desde ese mismo día, establece una política de ahorro y austeridad del sector público donde  se prohíbe llenar las plazas por contrato que estén vacantes, y la creación de nuevas. Solo podrá haber nuevas plazas para personal médico, de seguridad pública y de servicio exterior. Los empleados públicos vuelven a ser los sacrificados para paliar las cuentas deficitarias del Estado.

Que no quepa la menor duda: superar la suspensión del crédito precautorio del  FMI va a ser más duro, y las medidas de austeridad propuestas frente al excesivo endeudamiento público no solamente amenazaran el empleo en el sector público y los gastos sociales, sino que también convertirán en más frágil e incierta la "recuperación" económica del país.

Es esencial que el gobierno tome en cuenta las consecuencias sociales de su política de austeridad y no ponga a los sectores de menores ingresos a pagar los costos de la crisis. Las protestas sociales serán inevitables. No nos engañemos: la austeridad mantendrá el bajo crecimiento de la economía, lo que significará recaudar menos impuestos y acumular más gastos para atender las necesidades sociales y la reducción de déficit fiscal va a ser mínima. Mientras tanto, las consecuencias sociales, a corto y largo plazo, serán enormes.

Una estrategia de austeridad no sirve para la recuperación. Se necesita pensar mejor en cómo hacer crecer la economía. La mayor parte del déficit se debe a un bajo crecimiento; el déficit no es la causa del crecimiento bajo, sino al revés: el bajo crecimiento es la causa del déficit. Esa es la idea que la gente debe entender. Debemos pensar, pues, estrategias que promuevan el crecimiento con un impacto positivo sobre el déficit. Así lo manifiesta Stiglitz y tiene toda la razón.

La economía es la política quintaesenciada, y  quienes se queden en le laberinto electoral y en el reparto de puestos mientras la economía se hunde, pagaran las consecuencia de su ceguera de atención al no darse cuenta que esto es la economía, estúpidos!

por Roberto Cañas

REENVIA A TUS CONTACTOS - IMPRIME - COMPARTE - HAZ PATRIA - COPYLEFT SI SE MENCIONA LA FUENTE ***SIGUENOS CON TU CELULAR!***

3 comentarios:

  1. Anónimo3:18 p. m.

    Yo lei una noticia en donde el FMI recomendo anteriormente que suba la edad de jubilacion en el pais en donde el nivel de vida suba tambien. Me pueden decir cual es ese pais y en cual planeta queda, para irme hacia alla? Please...!

    F.........Omar Tirio.

    ResponderEliminar
  2. La enorme deuda externa salvadorena suma hasta el momento $ 13.232.800.000 (trece mil doscientos treinta y dos millones, ochocientos mil dólares). La pregunta es: ¿con qué dinero pagará un país que no cobra los impuestos necesarios a los millonarios y empresas transnacionales, y que tiene déficit de caja de $400.000.000 (cuatrocientos millones de dólares), según lo declarado el 11/5/2012, por el Presidente Mauricio Funes. ¿Acaso se seguirá pagando con lo que queda de patrimonio nacional y con la poca soberanía?

    CUALQUIER PERSONA QUE TENGA IDEA de lo que significa esa enorme deuda, deduce que una economía pobre, mal organizada, sin agricultura, sin industria ni fuentes de empleo sostenible, no la puede pagar, y que la única alternativa, según el gobierno, es continuar endeudándose ante los agiotistas prestamistas como el Fondo Monetario Internacional FMI, el BANCO MUNDIAL BM, BID y otros.

    No se necesita ser Economista para entender que El Salvador está en un laberinto sin salida...o la tendrá?

    Sí, la tuvo. Hubo posibilidad de condonar la deuda, pero los gobiernos de Arena no lo hicieron. Hubo posibilidad con este gobierno de renegociarla, eso era lo propuesto por las Mesas Sociales con Gerson Martínez a la cabeza de ella, de las cuales Funes decía que iban a "tomarlas como insumos para mi gobierno". Pero nada de eso se hizo. Es más, Funes mandó a callar a Gerson por medio de un campo pagado en ls diarios salvadorenos (él estaba en Brasil), solo porque Martínez dijo que se renegociaría la deuda. Ahora así estamos.

    La deduda como tal es IMPAGABLE. Se pagan los intereses y se pagan mal. Pero aunque se pagaran bien, NUNCA saldríamos de ella, pues no tendríamos dinero suficiente para pagar el Capital, solo los intereses, o parte de ellos.

    Ahora se viene el Plan de Austeridad.

    Roberto Cañas nos dice : "A finales de abril, El Salvador perdió temporalmente el derecho a recibir un préstamo de emergencia por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI). No se cumplieron las metas de gasto público y hoy el gobierno busca la manera de armar un plan de contención del gasto para satisfacer al directorio del FMI".

    Pero un periodico salvadoreno trae las palabras de Funes, de que esa no inversión en programas sociales (subsidios, educación, salud, etc) del gasto público, irá encaminada a engrosar las partidas de "gasto improvistos" ministeriales. Pero la realidad es que no TODO el dinero no invertido en programas sociales irá a parar a las partidas de gastos imprevistos, sino que irá a parar como pago a las arcas de las intituciones financieras internacionales para amortizar los intereses.

    Logicamente, esto traerá consecuencias desastrosas para la gente. Una crisis social de mayores proporciones es a prever.

    De hecho, esta es una deuda privada y no de nación (pública) pues con la evasión fiscal que suman 30 mil millones de dolares en los 20 anios de gobiernos Areneros, de haberla evitado, bien se pudo haber pagado la deuda externa y hubiera alcanzado dinero para más.

    http://elmundo.com.sv/ahorros-de-austeridad-se-destinaran-a-partidas-de-gastos-imprevistos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:50 a. m.

    es q hay que suprimir plazas! hay que cerrar esas 84 plazas de inutiles y ladrones que hay en la asamblea legislativa y que encima de eso abren plazas de "asesores" o de "seguridad" entre sus parientes, amantes, amigos del alma para que no hagan nada mas que cobrar

    ResponderEliminar