1 de marzo de 2012

Prohibido olvidar

Ese primero de marzo de 1977
La noche anterior habia estado explosiva, la Guardia Nacional había ido a sacar a todos las personas del  Parque Libertad que protestaban por los resultados de la última elección presidencial. Días anteriores, el coronel Claramount, noche a noche, arengaba al pueblo acerca del fraude y le convencía que la resistencia y el no reconocimiento de los resultados daría un mensaje adecuado a las circustancias y a los que ostentaban el poder local e internacional,  y que así se podría cambiar el resultado de las elecciones.

Noche a noche, el ambiente del lugar  tambien se ponía alegre. La llegada de grupos de música, danza, poesía y los consabidos discursos llenos de emoción, a cualquiera sacudía hasta los tuetanos. Nosotros, los vecinos del Parque Centenario, ibamos a apoyar, sobretodo a hacer bulto, y regresabamos a casa las doce o una de la mañana.

Esa noche del 28 de febrero, fueron al parque mi mamá con mi sobrina Paty, y cuando cenabamos me dijeron que estaba turbio el ambiente. Por un lado había mucho más gente en el Parque Libertad. Por el otro, el perímetro camino al mesón, estaba bastante desolado, como que algo se estaba preparando, algo no huelía bien.


Los discursos adentro del parque, retaban a la Guardia para que llegara, que los esperaban "para darles verga". Algunos conocidos del barrio andaban montando piquetes y encrucijadas en las esquinas, con garrotes, cadenas, corvos y, por allá, escamoteada, andaban una pistolita 22.


Lo que pasó esa noche, ya es historia. Historia de la que estamos obligados a no olvidar, ni nosotros ni los que vienen detrás.

Trabajaba en el diaro que estaba situado sobre la primera avenida y tercera calle, frente al extinto Mercado Emporioum. Desde su azotea vi ese primero de marzo, a una manifestación de estudiantes del INFRAMEN, que venía protestando de occidente a oriente, que fue agarrada a balazos por la Policía Nacional. Caminaban desde lo que era Ferreterías Freund, locales de lo que fueron los cines España, hacia el Cine Central. La balacera provocó un gran relajo y estampida de gente por todo el centro. Toda la actividad comercial se paró y como pudimos regresamos a nuestras moradas.

Por la tarde nos juntamos con mi alero, Carlos "El Salesiano", con quien compartía un cuarto de mesón sobre la 7a. calle (hoy  Av. Juan Pablo II), cerca del Parque Centenario. En la esquina había una tienda cuyos dueños eran la familia SIU, de origen chino, grandes cheros. Dicho cuartito lo teníamos adornado con un poster grande del Che Guevara, otro poster del Poema de Amor de Roque Dalton, y parte de los volantes que recogía Carlos en la Universidad , donde él estudiaba Ingenierìa. Había, además de la cama, unos libros entre los que incluíamos el Manifiesto Comunista del cual sólo había leído el prólogo (aun ahora), otro de Martha Harnecker y comunicados de los universitarios organizados.


A eso de las 3 de la tarde, sentados en la grada del zaguán y reflexionando acerca de la angustia del ser, del no ser, de la realidad última y de la realidad ntima, de la vanalidad de la vida y la no existencia de los frugales topicos de experiencia lúdica y la contemporaneidad del poder y la muerte y otros temas que sólo los podíamos entender y precisar compartiendo un puro de mozote colombiano que Carlos habia traìdo de la U, cuando, como del rayo, apareció un camión lleno de Guardias en la esquina de la 10a. Av y la 7a. Unos se bajaron y corrieron hacia el Parque Centenario, otros daban seguridad al camión y dos parejas de ellos se vinieron hacia nosotros. Discretamente, Lion Siu fue a cerrar la puertas de su tienda, mientras que nosotros nos arrastramos hacia adentro del mesón y corrimos hacia el cuarto a ventilar con diarios para ver si disipabamos el olor del monte. Lo demás era por gusto.

La tía Blanca vivía en otro cuarto, y poseía un temperamento que todos esos estereotipos de mujer solterona, ruda y enojada se quedan en parvularia. Así que cuando la pareja de guardias quizo entrar al mesón ella les salió al paso y no los dejó entrar y los mandó de regreso. Los guardias siguieron de paso.

Cuando oímos que el motor de los guardias nacionales arrancó y se fue, salimos a ver y pude sentir a mi parque violado, solitario, triste, como diciendome "esperate, que todavía falta".


Ahora que frecuento mi Parque Centenario, prefiero imaginarlo lleno de cipotes siguendo al diablo en el reparto de juguetes dicembrinos, o con los patinadores de los sábados por la tarde, o lleno de gente tratando de ganar golosinas en las fiestas agostinas.

Por El Chino Milton

REENVIA A TUS CONTACTOS - IMPRIME - COMPARTE - HAZ PATRIA - COPYLEFT SI SE MENCIONA LA FUENTE ***SIGUENOS CON TU CELULAR!***

9 comentarios:

  1. Carles Puyol1:20 p. m.

    Es cierto compita, prohibido olvidar como nos ha forzado la élite, hacer olvidar a los cipotes de hoy su responsabilidad de cambiar la historia, por medio del consumismo vulgar. Esa noche perdí a mi tutor político de quien en su honor use su nombre como pseudónimo cuando me fuí a la clandestinidad para procurar un Basta Ya!! Que nunca llegó.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:36 a. m.

    Excelente nota, para todos los que conocimos este pais de los años setentas hasta los noventas, es obligado tener presenta la historia de este pais para interpretar correctamente el presente.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:55 p. m.

    Es importante, es esencial el “Prohibido Olvidar”, especialmente con las nuevas generaciones que desconocen este pasado, pero lo más importante es reflexionar que aprendimos de ese pasado. Porque si nos vamos a quedar haciendo un culto a la nostalgia sin una política revolucionaria no vamos a ningún lado y nos quedamos en eso una nostalgia. Creo que una izquierda parlamentaria NO es la solución a los problemas de la gran mayoría y La Memoria Histórica debe abrir un debate a cual es el camino que debemos seguir para no cometer los mismos errores.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:42 p. m.

    Esta historia es muy triste, mis padres me han contado varias similares (y otros parientes "ya viejitos" también). Según he oído hubo muchos abusos. Entiendo que la gente no quiera que los militares vuelvan a tener el poder que tuvieron, pero no puedo entender porqué algunas personas dicen que sería bueno que tuviéramos de nuevo a la "benemérita" guardia nacional. Hace unos días lo dijo un candidato "cristiano" en el canal 25, hablaba de Dios cada 2 segundos y diciendo que la fatídica guardia regresa... no entiendo, es que esos políticos cristianos son los "piores".... no es cierto?

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:28 p. m.

    PUTA SI YO PPOR LOS AÑOS 75 LA GUARDIA ME VEGIO PORQUE ME PARE A OIR LAS CASA DE CARTON EN UN RADIO DE UN VECIO Y AL VECINO DUEÑO DEL RADIO LO HCIERON DESAPARECER

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2:55 p. m.

    Y esto cuando paso?...con eso te digo todo, ya se olvido. Desgraciadamente.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:51 a. m.

    Me llega su forma sincera de contar sus experiencias Don Chino, pocas personas tienen el valor de hablar de su pasado sin miedo al que dirá la ¿suciedad..sociedad?.

    Lamentablemente parece que estamos destinados a perder como nación, ya que los motivos escenciales que generaron el conflicto armado se han diluido en los chorros de mierda que salen a borboyones por todos lados con la apariencia de "ideologias","democracias","socialismos","consumismos", etc., llegando al punto de que todas esas causas aún existen y se han desarrollado y crecido aún más pero son pocos los que pueden ver en realidad lo que esta sucediendo en ese sentido.

    Lo otro es que si uno, como persona correcta, apolitica, no delicuente, comenta este tipo de cosas en la calle, lo pueden tildar de loco, extremista, terrorista, insurgente, etc, etc,etc...no obstante, hay que hacerlo, con cuidado, pero definitivamente hay que hacerlo, sobre todo para que los más jovenes entiendan bien de donde viene todo este desorden de país que tenemos y quienes son exactamente los que nos están jodiendo la vida.

    Saludos cordiales a todos.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo11:31 a. m.

    Es interesante oir comentarios de lo que ha significado la represion en nuestro pais y entender que no se ha conseguido nada aun para poder decir que en nuestro pais no haya desaparecido la represion de cualquier tipo, porque aun los duenos del capital y el poder siguen en el control de este hermoso pais.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo5:24 p. m.

    Vinicio Bazzaglia Recinos Miembro de las Fuerzas Populares de Liberacion
    F.P.L. FARABUNDO MARTI G.P.P. aparece en la 3 foto siendo capturado por
    la Guardia Nacional y a la par esta un pick up Toyata.
    Vinicio Bazzaglia Recinos, [ hermano de Rogelio Bazzaglia Recinos].
    Hasta la Victoria Siempre Vinicio Bazzaglia Recinos !

    ResponderEliminar