21 de febrero de 2012

Elecciones como mecanismo de dominación.

Las elecciones burguesas son un formidable mecanismo de dominación, el imperio capitalista las impone a los países del mundo como condición para certificarlos. Los organismos internacionales funcionan como gendarmes de la celosa aplicación de las elecciones burguesas que ellos llaman "elecciones libres". Producen acuerdos y firman compromisos de cumplimiento de este tipo de consulta. Podemos afirmar que el mundo está bajo una red jurídica, política, mediática que obliga a las elecciones burguesas. El capitalismo ha conseguido transformar a las elecciones burguesas en cadenas para los pueblos. Y podemos tambien decir que no habrá Revolución sin superar este tipo de consulta que nos ata a la lógica capitalista.

Ya lo anterior sería causa para ponernos alertas ¿Por qué ese interés de los países imperiales por imponer ese tipo de elecciones? ¿Por qué el mundo capitalista basa su legitimación en ellos? Busquemos la respuesta.

El proceso de elección burguesa, la forma de elegir y lo que es elegido, constituyen un filtro para las tentativas liberadoras. Recordemos que en las elecciones burguesas el voto es una mercancía que tiene precio, es un carnaval opiáceo de ofertas publicitarias. En la época electoral se abre el cuerno de la abundancia, se reparte de todo, desde licor, música, comida, hasta planchas de zinc.

La profundidad de los planteamientos electorales no va más allá de los mensajes publicitarios,  la superstición y la magia sustituyen a los argumentos rigurosos. El “voto de castigo”, la “economía del voto”, la "esperanza", el "cambio", "derrotar a la derecha", sustituyen  los razonamientos (...)


Las elecciones burguesas son reflejo del país, y condicionaban la política. Toda la política gira alrededor de las elecciones, se sale de una y, sin mediación ninguna, inmediatamente se lanzan los candidatos para la otra. Se esperan las elecciones para que asfalten las calles, para ver de cerca a los dirigentes, para darle un papelito a un político conocido. Las elecciones avivan, como un juego de azar, la esperanza de los humildes.

Todo proyecto Revolucionario ha quedado atrapado en la lógica de estas elecciones que pretende ser sinónimo de consulta popular, así el germen de su destrucción crece en su seno. El mecanismo es diabólico, pero sencillo de entender: para ganar elecciones burguesas hay que portarse como burgués. Es decir, usar las herramientas del capitalismo. De esta manera y en el mejor de los casos, se ganan, pero se va tallando un pueblo que exige y exhibe cada vez más un comportamiento burgués tradicional, y se aleja de la senda revolucionaria.

Las elecciones burguesas no pueden ser el sello de un proyecto revolucionario, no son prueba de democracia, sólo demuestran lo mucho que nos falta por avanzar, por corregir. Si continuamos con estas elecciones, irremediablemente, condenamos a muerte todo proceso, lo entregamos en las manos de la oligarquía. Es urgente modificar las formas de consulta de la voluntad popular (...)

Las elecciones burguesas no educan al pueblo en los valores revolucionarios, al contrario, tallan al electorado en la lógica burguesa. La manera de elegir y lo que se elige está en sintonía con el sistema, lo apuntalan. Las capas sociales más vulnerables a ese tipo de influencia son las capas humildes de los barrios de las grandes capitales, así como el campesinado más pobre. La plasticidad que requiere la vida del barrio, la viveza de la ciudad, el sacar provecho a cualquier situación, construyen una psicología del facilismo que se amolda bien a las ficciones de las ofertas electorales burguesas. No hay compromiso duro, todo puede cambiar de acuerdo a la oportunidad.

Cuando una oferta electoral, por la manipulación mediática, pierde la fuerza espiritual, cuando deja de ser portadora de la esperanza, entonces llegó la hora de la mudanza de preferencias. Cuando no se cumplieron las expectativas infinitas de recompensa material, cuando no se puede, sin esfuerzo, colmar las necesidades artificiales, entonces llegó la hora del voto de castigo, se cambia al guía por una promesa vacía. Así se explicaría la fluctuación del voto de las zonas humildes de las grandes ciudades.

Neftalí Reyes, miembro de "Debate Socialista"
Venezuela


REENVIA A TUS CONTACTOS - IMPRIME - COMPARTE - HAZ PATRIA - COPYLEFT SI SE MENCIONA LA FUENTE ***SIGUENOS CON TU CELULAR!***

2 comentarios:

  1. Anónimo1:52 p. m.

    Tiene toda la razón, la alternancia es tambien parte de la demagogia electorera ninguna expresión de la democracia, porque las elecciones tienen el mismo esquema de un partido de futbol, nada es pensado todo es viseral y fanatismo, qué importa quien gane, lo que importa son las ventas. Los artífices del sistema, saben que al final no existe oposición capaz de destruirlos porque las reglas del juego están bien encadenas, imposible avandonar la ruta a no ser que se desconozca el sistema, que el engaño quede al descubierto. Por eso la solución es no hacerle el juego a las elecciones burguesas, este es solamente un pasito del largo camino de desmantelamiento de la democracia viciada. Por ahora al sistema no le afecta las opciones politicas, que la mayoría sea de izquierda, pues la izquierda es tambien una expresión complementaria del mismo juego democrático corrupto, sino fuera por la presencia de la izquierda en el panorama la democracia burguesa no existiría. Lo único que le afecta al sistema es que el pueblo no baile en su carnaval.Dar la espalda, no hacerle el juego ni económico ni político, el sistema capitalista neoliberal está desenmascarado en su disfraz civilizado de democracia-libertad.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:11 a. m.

    El caso Salvadoreño es otra cosa!!!... Este señor Neftalí Reyes nos expone el caso de Venezuela y la experiencia del movimiento siglo xx1 de Chavez y del apoyo dado por el partido socialista al proyecto Bolivariano... La realidad Salvadoreña pinta con otros colores... Una fauna de cobardes traidores han engañado al pueblo y lo tienen afixiado como unicos dueños del poder legitimo que les dio el pueblo combatiendo en las calles... De que nos estan hablando de que tipo de democracia???... Los secuestradores oportunistas del fmln,s.a. tienen llenos de barrotes a El Salvador somos los rehenes de estos delincuentos!!!... El único motico por el que nos dominan es por que nos tienen divididos...
    Siguen experimentando formulas fóraneas con nosotros los sin voz... Pero cuidado!!!... Este pueblo aguanta callado pero no es pendejo!!!... No se equivoquen con nuestro silencio un día de estos salimos todos juntos en comunión a las calles y los vamos a sacar del poder!!!... Sigan robandose las limosnas pero no jueguen con el santo!!!... Saludos Trompudos!!!... Y todos a votar en contra del frente!!!...

    ResponderEliminar