9 de marzo de 2011

No hay políticos honestos en El Salvador

Las grandes y buenas obras hacen al buen gobierno. Los discursos bien elaborados, las palabras bien dichas, pueden despertar entusiasmo, encender ilusiones. En política se habla de que el sentido de las proporciones, una forma de realismo, hace, por encima de lo ornamental, la grandeza del discurso y también su dignidad. Porque la palabra evade con frecuencia las redes de la autocrítica, y es para quien la pronuncia y para quienes la escuchan, embriagadora. Tan fascinante como una droga convierte en aparente realidad la confusa materia de los sueños.

Se piensa en todo esto si se contempla el panorama político de El Salvador de hoy. Si hasta el momento todas las declaraciones, los discursos, los objetivos y los propósitos enunciados por los distintos gobiernos se hubieran cumplido, nos rodearía un El Salvador en marcha, en despegue, esplendoroso, organizado, justo. En El Salvador no se tiene nada de eso, nada más se quedaron en el intento. Como dicho está, no faltan declaraciones, ni planes, ni proyectos, pero se carece de claridad y realismo. La política, lo he escrito tantas veces, no es, o por lo menos no debe ser un puro alarde de imaginación. El agitador despierta sentimientos, aviva rencores o suscita pasiones. Su quehacer se sitúa en el peligroso ámbito en el que las palabras motivan emociones fugaces.

Los políticos son maestros en el engaño, en la mentira, en la promesa. La cuestión es que la gente no vive de ilusiones ni de esperanzas. Se dice que “la fe mueve montañas”, pero de ello no se come ni se alimentan los pueblos. Se pueden formar miles de comisiones, se pueden realizar otras tantas reuniones de consulta, se pueden presentar anteproyectos de ley o maquillar la Constitucion Politica...pero si las obras y los hechos no se concretan, nos encontramos en un círculo vicioso, no encontramos la luz al final del túnel y todo queda en papeles, en declaraciones rimbombantes, en fotografías publicadas en los periódicos, en noticieros repitiendo palabras de ex presidentes, de ex funcionarios, de notables e ilustres figuras.

El político se sitúa en el peligroso ámbito en el que las palabras motivan emociones fugaces. Vive de eso: de prometer y de engañar, de crear falsas expectativas. Para él existen miles de palabras y es un maestro en manejarlas, pero ellas no tienen valor por sí mismas. El político honesto (habrá de buscarle con lupa, y talvez vanamente) está obligado a desdeñar su encanto, su tentadora locura. En cambio para el estadista la palabra es el camino de la acción; todo discurso debe materializarse, de tal manera que el pueblo advierta que el fuego quemante del discurso, al enfriarse, se convierta en metal. No podemos envolver, ni ocultar nuestras dolorosas angustias con un velo de palabras incumplidas.
El pueblo salvadoreño tiene años de esperar el progreso, la paz social, la felicidad y la justicia. Han desfilado por el gobierno distintos presidentes de distintos partidos y alianzas, todos han prometido el oro y el moro, han pronunciado elocuentes discursos, declaraciones emotivas que han suscitado aplausos y encendidas emociones. Los noticieros han formado sus primeras planas con las frases más solemnes: ''seremos un país de propietarios'', ''cerraremos el círculo de la pobreza'', ''terminaremos con la pobreza del país'', ''gobernaremos para los más pobres de los pobres''...y así por el estilo.

Nada más ejemplos de realismo verbal. Erradicar la pobreza, crear fuentes de empleo, combatir la delincuencia, invertir más en educación y salud, son las aspiraciones elementales de todos los pueblos del Tercer Mundo. Pero ¿cómo no serlas? Realizar esas aspiraciones populares deberia de ser la tarea del político. No basta enunciar un deseo. Ahí las palabras se rompen y se principia el duro trabajo, sin poesía, sin micrófonos, sin auditorio ardiente. Ahí es donde el estadista nos debe decir cuáles son los medios, mostrarnos las armas eficaces y trazar, comprensible y sin desviaciones, la heroica, árida y, a veces sin esperanza, estrategia de los más débiles.

Reyzope

REENVIA A TUS CONTACTOS - IMPRIME - COMPARTE - HAZ PATRIA - COPYLEFT SI SE MENCIONA LA FUENTE

7 comentarios:

  1. Anónimo7:41 a. m.

    Yo creo que el presidente Funes, quiere que lo dejen gobernar.

    Lastimosamente, eso se percibe como miedo de su parte, y les da las alas a los ex-gobernantes para seguir aturdiendo al gobierno actual.

    Es necesario que el presidente se de cuenta que, el mandato soberano radica en nuestro pueblo y que tome conciencia del poder que tiene entre sus manos.

    En este momento no hay ningún inversionista mas poderoso que el estado, y es por eso que molesta que se deje chantajear, hay que salir adelante con el que quiera trabajar, ahí tenemos a la micro y pequeña empresa.

    No tardaran en darse cuenta que, son los dueños del capital, los que necesitan mas del estado y ni siquiera los impuestos pagan.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:24 a. m.

    Yo me habia hecho la promesa de nunca mas meterme a comentar porque estaba harta de tanta farza politica,haber votado por el fmln y por Funes ,despues todo el engano y la demagogia,me dije Ya basta,no voy a ser objeto de manipulacion de estos sinverguenzas.


    pero hoy que veo que van como ovejas al talConsejo Cosultivo,me pregunto, Bueno,y estonces,que no dicen que sacaron a arena del poder,y que la derecha ha sido derptada?.Esto es lo mas vergonsoso para este fmln.
    Eso demuestra que son incapaces,quedense con su circo,yo prefiero ver la funcio de gratis,viendo a los boregos del fmln como los va ariando la dercha y Funes.QUE VERGUENZA!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:38 a. m.

    En estos diàs estamos viendo lo que esta sucediendo en Africa, donde los regimenes ya sean estos de derecha o llamados socialistas.Tienen problemas, ya llego el tiempo de que los mas dirijan los paises y no los menos.A estos ultimos ya se les acaba su energià en todo el planeta de la que tanto disfrutaron por muchos años.
    No podemos ya estar dependiendo de un solo lìder ya sea religioso,politico,economico. Los mas debemos unirnos y tomar el control de nuestros propios recursos sobretodo con mucha sabiduria,amor y poder.
    A Funes y Al FMLN se les debe dar su tiempo para negociar con los oscuros de este pais hasta donde se pueda, sin necesidad de tomar otras formas de alcanzar los objetivos para las mayorias y estar vigilantes de este proceso.
    Estamos observando atentos este nuevo movimiento de Funes de reunirse con los empleados de los Iluminati en este pais y ver ya definitivamente de que lado va estar.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:59 a. m.

    No se equivoque amigo, en los paises arabes, es estados unidos,el que ha orquestado las protestas y las caidas de dichos regimenes. Aqui ni sue;e con que Obama movera un dedo para quitar al Funes de presidente de esta provincita. Este dia ya le zamparon la UMO a la gente que vive en la entrada de MIDES negocio de uno de los amigos de mauricio. A ver que dia el pueblo se organiza de verdad, alli nos veremos.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:05 a. m.

    El planeta se calienta, pero del cansancio de tanto sufrimiento.
    No hay que buscar siempre en los factores externos la razón de las protestas y los derrocamientos de dictadores, se le quita mérito a la lucha popular. No hay que vivir negados. En los países árabes el pueblo ha dicho basta. Otro gallo cantanto son los países de la UE y Los EUA babeando detras del control de las riquezas,sobre todo el petróleo, saben que su estabilidad consumista depende de ellos, y sus gobiernos tienen que darle a su pueblo el tren de vida al que estan acostumbrados.Para los imperialisatas no hay razones ecológicas y mientras Gadafi incendia plantas petroleras en zonas liberadas. Lo mismo.
    Un derrocamiento lleva a otro y otro. Gobiernos enfermos, se van todos porque al final todo es la misma corrupción.
    Nosotros ya tenemos una convocatoria al Consejo Consultivo y veremos llegar a expresidentes corruptos empoderados, queriendo dictar el rumbo a su provecho, este gobierno se lo ha buscado. Yo no creo que tengamos el gobierno que nos merecemos, ni es bueno sentirse aliviado diciendo yo no voté por él, como dicen muchos y dijo Facundo en la entrevista de la prensa gráfica, eso no resuelve nada. Yo creo que todos sabemos lo que está pasando,no nos hagamos.... No podemos confiar más en partidos politicos,gobiernos que van de error tras erros como subsidiar a buseros drogadictos y sin exigir un estandar de unidades y de servicio, tirar el pisto por tirarlo. Nuestra es la decisión, el cambio es nuestro, el 2012 debe ser el año del pueblo salvadoreño, que no nos gobierne ni un corrupto más.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4:00 p. m.

    el otro día dije algo que después estuve analizando bien y realmente no se puede así como lo planteaba, yo pregunté: "como podemos comunicarnos los que pensamos de esta manera si que se den cuenta los atarantados del gobierno?", pues bien, la respuesta es "no hay forma!"; todos los movimientos sociales que han existido han tenido que formarse de manera pública, es decir, solo así se puede saber quienes en realidad piensan igual; ahora bien, hay peligros bien obvios: gente infiltrada, amenazas o incidentes en contra de las familias o involucrados, etc..; lo único que les puedo decir es que no se necesita de NINGÚN partido político, NINGUNA ideología, NINGUNA religión, ni nada parecido, para que la mayoría tenga un pensamiento común y luche por su idea en equipo.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5:22 p. m.

    En nuestro astro rector, El sol, ha habido nuevas explociones fuertes hace algunas horas. Mas luz, mas energía más comflictos que son los advientos para el cambio de Era. No quedará gobierno títere con cabeza.

    ResponderEliminar