22 de noviembre de 2010

Capitalismo, ese potente alucinógeno

"El dinero, que ha hecho morir a tantos cuerpos, hace morir todos los días a miles de almas".
Giovanni Papini


De todas las drogas alucinógenas conocidas, incluso me atrevo a aventurar que de todas las drogas alucinógenas por conocer, el Capitalismo es, con diferencia abrumadora, la más destructiva y adictiva. Entre los principales efectos que el Capitalismo causa en el sistema nervioso, se encuentran: alteraciones en el estado de ánimo y alteraciones en la percepción sensorial.

La alteración tipo en el estado de ánimo lleva a la víctima a experimentar un sentimiento de insatisfacción si no consigue aumentar su patrimonio constantemente, aunque sea en detrimento de la justicia social. En ocasiones, el individuo siente la misma insatisfacción si pasan interminables periodos de tiempo cercanos a un día, sin adquirir productos o servicios completamente innecesarios a precios completamente inasumibles. En el momento de la mencionada adquisición, el estado de ánimo del adicto se viene arriba durante unos deliciosos  y felices minutos, tras los cuales la insatisfacción vuelve a ser el sentimiento dominante.



El Capitalismo, como las demás drogas, subyuga, idiotiza y embrutece. Bajo sus efectos, las personas ven alterada también su percepción de la justicia, llevando más allá de la casa del vecino las lindes que dividen y median entre los terrenos del bien y los del mal.

El Capitalismo altera la concepción de la realidad de forma sibilina, mostrándonos como héroes a los que acumulan una riqueza con la que podrían vivir dignamente miles y miles de personas que, en vez de ello, tienen el hambre forzoso como forma de vida.

Gracias a esos aclamados héroes, la tan reclamada justicia y equidad para la distribución de la riqueza, no ha alcanzado, por desgracia, el mismo éxito que la distribución de la pobreza, de la que miles de millones de personas tienen, gracias al Capitalismo, un concepto y un impacto muy similar, igual de intenso, íntimo, destructivo y duradero.

El Capitalismo lleva a situaciones ridículas, como por ejemplo la que ha tenido lugar recientemente en Lisboa, donde  180 personas han sido repatriadas y 42 detenidas  en el marco de la celebración de la cumbre que la OTAN ha realizado en esa ciudad., Para asombro de muchos, ninguna de las personalidades invitadas a la cumbre se encontraba entre las 222 personas afectadas por estas excepcionales medidas policiales.

Pero no es la única situación esperpéntica en los últimos días. En Dublín se ha dado otra similar, en la que se han omitido iguales repatriaciones y detenciones entre los responsables del FMI durante su viaje de coacción y rapiña financiera al pueblo irlandés.

La experiencia hace unos meses de Grecia y la más reciente de Irlanda, demuestran que el Capitalismo posee armas de expoliación masiva por lo que debería ser objetivo indiscutible e inmediato de la justicia.

La dependencia de esta droga alucinógena genera en el individuo serios problemas de percepción de la realidad, que le pueden llevar a los límites mismos de la crueldad, cuando no traspasarlos e incluso dejarlos muy atrás. Valgan como ejemplo sencillo pero extremadamente cruel los 215 millones de niños  que en el tercer mundo realizan diariamente algún tipo de trabajo, la mayoría peligroso y remunerado de forma esclavista.

Parecerá una ironía, pero supongo que cuando llegue el día en que los Derechos Humanos sean rentables, serán objeto de privatización y no todo el mundo tendrá derecho a respetarlos sin pagar por ello.

Este es uno de los efectos más perversos del alucinógeno Capitalismo, el que lleva al individuo a pensar que bajo la forma de “persona jurídica” se disfruta de un extra de impunidad que permite expropiar, expoliar, explotar, exprimir y exterminar todo rastro de justicia y humanidad, sin tener que rendir cuentas a nadie.

Puede que solo sean impresiones mías, pero creo que si las personas físicas nos dejáramos llevar por los mismos instintos que las personas jurídicas y actuásemos utilizando sus mismas técnicas, no habría en el mundo policías suficientes para contener tal despliegue de actitudes y actividades delictivas.

En resumen, el Capitalismo es democracia para 4 y dictadura para 96.

Víctor J. Sanz
Blog "Impresiones Mías"

REENVIA - Imprimir artículo - COMPARTE - COPYLEFT SI SE MENCIONA LA FUENTE

2 comentarios:

  1. Anónimo8:25 a. m.

    Esa es la razon por la que este gobierno no para de robar, Juan Pablo Duran, acaba de arrojar las pruebas de la compra de voluntades que se nos prometio, terminaria con el gobierno del fmln. Otra mentira mas del gobierno del cambio.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:10 a. m.

    Excelente analisis del capitalismo de mucha destruccion para la humanidad,el problema grave es que en el siglo pasado la humanidad entera perdio la valiosa oportunidad de iniciar ser realmente LIBRE con un Socialismo que nunca existio que no se inicio su costruccion con el cual los hombres de pensamientos y ACCIONES que creemos en un mundo mejor que termine con la pobreza en el mundo y la ENORME destruccion del planeta tiera que si no hacemos la transformacion del modelo economico destruir el capitalismo Salvaje,CAMBIAR,CONSTRUIR una nueva sociedad la DESTRUCCION DEL MEDIO AMBIENTE MUNDIAL CAPITALISTA que arrasara con los paises mas debiles en sus economias con la destruccion de sus cosechas de granos basicos,desastres ambientales y enfermedades cada vez mas dificiles de atacar haran transformar este modelo economico capitalista mercantilista NEOLIBERAL y corrupto. Esta enorme pobreza material y destruccion del MEDIO AMBIENTE iniciara la confrontacion con una MINORIA de personas,grupos de personas que oprimen por hoy a pueblos y luchando como pueblo organizado vendra un nuevo sistema de vida INCLUYENTE con el mayor desarrollo humano jamas visto libre de dogmas y que su lucha por alcanzarlo NUNCA se deja de LLEGAR ese es el SOCIALISMO que al MOMENTO no ha existido,pero los pueblos a nivel mundial lo haran una REALIDAD mas temprano que tarde y que nunca se DEJARA DE LLEGAR.Juan Pueblo.

    ResponderEliminar