21 de agosto de 2010

Cuando la prensa solapa y se “apendeja”

No es la primera vez que un evento micrófonos o imprentas adentro de un medio de comunicación, se trata con un sigilo impresionante o silencio sepulcral, con el fin de no afectar simple y llanamente a los antiguos o nuevos dueños. Así de simple!

Algunas veces la situación –no convertida en nota aún – puede llevar intrínsecamente decisiones empresariales, eso desde el punto de vista de la población se podría respectar o dejar pasar. En el entendido que se puede considerar como privado en aquel sutil límite que existe entre lo público y lo empresarial. Teniendo como punto de partido que en ese ámbito empresarial en el que se cobijan muchos, no se esté violentando ningún derecho laboral o se esté rosando con algún ilícito.


Pero esa complacencia y sigilo del ámbito empresarial solo es respectada cuando el acontecimiento sucede al interior del gremio de los medios de comunicación o en el ámbito de la empresa que figura como parte de la oligarquía guanaca.


Te voy a poner un par de ejemplos, para que vos obtengas tus propias conclusiones de la forma y el trato diferente de una situación que debió de ser nota, pero nunca lo fue y otra que, aunque no aplica como nota, la podríamos considerar como un simple relleno mediático.


Relleno mediático. Hace un poco más de un mes y ante el reclamo de algunos ex-empleados de un pequeño “carwash” en las cercanías de “La Chulona”, de dieron cita varios medios de la televisión salvadoreña, como si se tratara de una situación de vida o muerte. Es cierto que una protesta ante una empresa puede llevarse a la televisión, pero esta se vuelve más preponderante cuando el medio se caracteriza por un contenido netamente amarillista.


La nota que no fue. Me recuerdo que en el pasado reciente hubo un despido de más de un centenar de empleados de un medio escrito de la derecha del país y no hubo por parte de ningún medio un seguimiento o cobertura, es más, me atrevería a pensar que simplemente lo escondieron. Si la memoria no me falla, el jefe editorial y de redacción de aquella época participaron en varios programas de opinión y NUNCA les preguntaron al respecto.


Ahí es donde vos te pones a pensar. ¿En las manos de quién nos encontramos como pueblo, mediáticamente hablando?


La respuesta vos la tendrás con tu parecer y forma de pensar, seguramente caerás en la cuenta que estos chuchos no comen chucho y si comen, comen callados.


Tengo otros ejemplos muy recientes, uno que aborda un supuesto amorío de una presentadora de televisión con un funcionario público. Te aseguro que ningún medio ha movido un dedo para validad la certeza o no de la situación que ha andado rondado por la web. No vayas a ser vos que se encuentre en medio de una calamidad, que no vas a saber de dónde el pseudo-periodista en turno te escape a meter el micrófono en la “buchaca” y te intente atorzonar con preguntas idiotas y estúpidas. ¿Se siente usted triste por la muerte de su esposo, señora? ¿De cuál balazo cree que murió su pariente?


También y vía correo ha circulado que un centro comercial se está hundiendo, vos has visto que hay alguna investigación al respecto. Pues claro que no, seguramente algunos medios dirán que lo escrito en los correos no tiene ninguna validez, pero bien te recordaras compatriota de aquel supuesto “paro” que se articuló desde el correo electrónico y que se lo atribuyeron a los mareros. Mejor cobertura no pudo tener ese evento, ¿y entonces?


El más calientito chunche conocido de este selecto grupito y que rompió el celofán el día de ayer fue la venta de la radio 102 nueve y la negación de algunos trabajadores de la misma a continuar con los nuevos dueños, según algunas versiones no confirmadas, el nuevo propietario es ni más ni menos, nuestro querido y siempre bien ponderado bachiller Saca.


Y entonces amigos de la prensa, dónde queda la libertad de expresión, la libertad de informar y sobre todo compatriota y amigos de los medios, dónde queda el derecho que tenemos como pueblo a que se nos informe de TODO lo que acontece en este país.


Los medios exigen al gobierno transparencia, piden cuentas claras, ya va siendo hora que pongan sus propias barbas en remojo y nos dejen de dar atol con el dedo y se dediquen a trabajar de forma profesional.

Kvernicola

REENVIA - IMPRIME - COMPARTE - HAZ PATRIA - COPYLEFT SI SE MENCIONA LA FUENTE

2 comentarios:

  1. Anónimo7:49 a. m.

    ¡Hola, Kvernícola!: como siempre, estás poniendo el dedo en la llaga. Cuanto tú dices en castellano pipil, también lo ha dicho Eduardo Galeano en reciente reflexión circulando por internet.

    El sucio neoliberalismo se está apoderando de toda actividad humana, incluyendo, por supuesto, nuestro derecho a estar informado de acuerdo a verdades imparciales; pero, los mal llamados medios de comunicación social o "gran" prensa escrita, radial y televisiva, están al servicio de los dueños de ellos, de sus grupúsculos o corifeos.

    Altomarrano diablodioy, borás eserki y toño kkck, son adalides de esa ponzoñosa peste desinformativa; sin embargo, nuestra culpa es leer, mirar y oir tanta porquería nauseabunda de esos decrépitos "medios" de desinformación, tergiversación y hasta ocultación de tantas zanganadas cometidas por narcoarenazis.

    Chichipate Cañaverales.-

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:09 p. m.

    Hace mas o menos un mes el MSPAS en manos de Doña chabelita sacaron de la manga de la camisa un "NUEVO REGLAMENTO HOSPITALARIO" que la señora jura y perjura que este no riñe con la constitucion, ni con tratados internacionales ni con el codigo de trabajo ect. El dichoso reglamento coarta tajantemente la libertad sindical de los trabajadores de Salud,lo que el gobierno no tolera es que el sindicato siempre les saca sus chivitas al sol de que no hay medicamento en los Hospitales, cuando el Sr. Funes en su discurso de toma de posesion prometio que "NUNCA MAS HABRIA HOSPITALES DESABASTECIDOS" cosa que no han cumplido, pero lo que me gustaria recalcar comptriota, es que un amigo mio le pidio a don "Ernesto Lopez" que invitara a la ña Chabelita a su programa de entrevista para que explicara en que no riñe el dichoso reglamento con los derechos de los trabajadores y mi amigo le envio a don Ernesto una copia del reglamento y hasta el sol de hoy no ha dicho ni cuillo de eso, simplemente no le respondio, se hizo el mareado, yo creo que deben de ser mas cautelosos estos periodistas salvadoreños, hacen preguntas a la pobre gente en su dolor y con eso lo que hacen es hacer mas dura la pena de la pobre poblacion. Son seudo periodistas, lo importante lo ignoran y lo que no vale la pena le dan realce segun convenga a ellos.
    Atte: Marta Campos

    ResponderEliminar