15 de junio de 2010

La gobernabilidad: ¿Es lo que se quiere?

En octubre del año pasado, cuando Alfredo Cristiani y Antonio Saca estaban peleando por el control de ARENA, esto vino a repercutir en la Asamblea Nacional, donde una docena de diputados se declararon en rebeldía contra Cristiani, presidente del COENA, y acabaron saliendo del partido y formando el partido GANA.

Esto hizo que el Presidente Funes, con cuatro meses de gestión, manifestara “su preocupación ante la inestabilidad institucional mostrada en los últimos días en la Asamblea Legislativa”. (Diario Colatino, 30 de octubre)

Sigue el Colatino: “Según el Mandatario, es un mal mensaje el que envían los liderazgos partidarios al pretender modificar el pacto político suscrito para la conformación de la junta directiva de la Asamblea Legislativa, cuando en el camino del mismo predominan intereses sectoriales y las ambiciones personales.”



Aunque el diario no menciona la gobernabilidad, ese tema no estaba lejos del pensamiento de Funes. Desde antes de su elección, la clase capitalista y sus medios mundiales repetían la palabra constantemente. Y como a la izquierda le falta una ideología propia, hace eco de lo que dice la burguesía cuando afirma que mantener la gobernabilidad es lo más deseable.

El primero de junio, a un año de tomar posesión, Funes dijo a la Asamblea, “Se hablaba de que un eventual gobierno de este servidor significaría un salto al vacío y que ocasionaría fuga de capitales, el derrumbe de la democracia, la ingobernabilidad y el caos… Nada de eso aconteció.”

Funes agregó, “La inmensa mayoría del país nos demandó terminar con la intemperancia de los extremos, el enfrentamiento y el odio y la política entendida como la guerra”. Pidió a los diputados privilegiar “los intereses generales de nuestra patria y de nuestro pueblo”, y puso como ejemplo su distanciamiento político con el partido oficial y el de sus ministros.

Hay tres cosas que notar en el discurso: primero, que Funes se ubica en una posición centrista entre medio de dos “extremos”. Segundo, que él se presenta como la única fuerza en el gobierno que vela por los intereses “de nuestra patria y de nuestro pueblo”. Tercero, que presenta su exclusión del FMLN del gobierno como un ejemplo de cómo él está privilegiando el bien del país y del pueblo, con lo que sugiere que el FMLN sólo está interesado en promover sus propios intereses partidarios.

Los partidos no tardaron en quejarse de que el presidente los considerara opuestos al bien del país y sólo interesados en sus propios intereses. Medardo González defendió los partidos como entes constitucionales y dijo que el Movimiento Ciudadano por el Cambio, (creado por Funes con dinero que pudiera salir de la partida secreta) también es un movimiento político. ARENA hizo los mismos señalamientos respecto al MCC, mientras el PDC criticó que el presidente pidiera a los partidos despojarse de colores políticos cuando ellos habían colaborado con él para los proyectos sociales. "Como partido, hemos cumplido en apoyar al presidente para que haya gobernabilidad", dijo Francis Zablah.

Una y otra vez la gobernabilidad alza su cabeza. Cuando Funes comenzó su mandato, los partidos de derecha de la Asamblea ofrecieron la gobernabilidad al presidente. Sin embargo, con el mismo gesto solidario lo advertían de que tenían el poder para obstaculizarlo. De eso se quejaba el PDC, de que habían dejado al presidente gobernar para que él luego dijera que no servían por ser partido. El FMLN nunca hizo esa amenaza de no dejar a Funes gobernar, a pesar de que es el único partido con base social; el único partido que, si hubiera luchado por el ministerio del trabajo con la misma energía con que luchó por el RNPN, si hubiera formado en estos años un movimiento revolucionario de masas, tendría la capacidad de convocación y de paro.

Ya todo el mundo, salvo tal vez la cúpula del FMLN, se ha dado cuenta de para quiénes Funes trabaja: el capital transnacional con su sede en FUSADES. Además, la pelea entre ARENA y GANA no es más ni menos que una competencia por posicionarse como el partido preferido de este grupo. Esto explica el coqueteo entre Funes y GANA, los dos ven en una futura alianza la manera de ganar el concurso, con los beneficios económicos que el capital transnacional le conferirá a su partido oficial.

Veamos lo que escribe William I. Robinson sobre las funciones de los estados controlados por las empresas y los capitalistas transnacionales:

“Estos estados neoliberales han realizado tres funciones esenciales:

1) adoptar políticas fiscales, monetarias y comerciales que aseguran la estabilidad macroeconómica y el movimiento libre del capital;

2) proveer la infraestructura básica necesaria para la actividad económica global -puertos aéreos y marítimos, redes de comunicación, sistemas educativos, etc.- y;

3) mantener el orden social, eso es, estabilidad, lo cual requiere sostener los instrumentos de control social, aparatos coercitivos e ideológicos. Cuando las elites transnacionales hablan de la ‘gobernabilidad’ se refieren a esta funciones y la a capacidad de realizarlas.”

Parece muy sencillo comprender que si se quiere darle vuelta al sistema neoliberal, si se quiere una Revolución, el objetivo debe ser hacer ingobernable al país. Por lo menos la gente común y corriente comprende eso, como también comprende que las clases dominantes nunca declaran cese al fuego en su guerra contra el pueblo. Los que no lo comprenden son los dirigentes del FMLN.

Colaboración de: Diana Barahona
14 de junio, 2010

REENVIA - IMPRIME - COMPARTE - HAZ PATRIA - COPYLEFT SI SE MENCIONA LA FUENTE

6 comentarios:

  1. Anónimo7:18 a. m.

    "Hacer ingobernarble al pais".

    ¿Que se entenderia con eso?. En el mejor de los casos, focalizar y desmontar todas aquellas piezas claves para la infiltracion de las politicas neoliberales. La gobernavilidad nos conviene en cuanto debe haber una estructura de gobierno que permita viabilizar las politicas. La consigna de irreverencia contra los organismos de Estado debe ser por la corrupcion, pero no porque sea conveniente que desaparezcan, esto dejaria el paso libre a la injerencia del poder mundial. Eso seria llamar al caos, destruir el Estado.
    Necesitamos de un organismo de justicia, de un tribunal supremo electoral, de una asamblea legislativa, el problema esta en los funcionarios y al servicio de quien estan trabajando.


    El mayor caso de injerencia, los prestamos del BID, BM, FMI. Recibimos dinero rapido porque es lo mas comodo para los regenteadores del pais, lo correcto de un gobernante seria una politica fiscal, inversionistas nacionales, creacion de empleo... Porque estos usureros de la banca piden a cambio no solo el dinero y sus exorbitantes intereses, nos piden "la libra de carne" (Shylock,El Mercader de Venecia), se nos pide la autodeterminacion, la soberania. Pagamos caro concesiones politicas como la dolarizacion, los tratados de libre comercio, las bases militares, somos alcahuetes de los intereses imperialistas en la region, aceptamos productos chatarra para consumido ideologico y alimenticio. En fin se nos obliga a reproducir el orden mundial en contra de nuestros genuinos intereses. ¿Quienes son los organismos internacionales?. Es la cara del poder mundial, al cual la gran mayoria de los paises se ven sometidos.
    Una ingobernavilidad es un debilitamiento tanto como la dolarizacion.
    Agarrar el poder por las riendas desplazando y combatiendo la corrupcion, no debilitando el Estado

    Disculpa se me hizo un poco largo.

    ResponderEliminar
  2. Diana Barahona1:59 p. m.

    Son argumentos bien pensados y que abordan el tema. Le felicito--este es el tipo de diálogo que se necesita.

    Cuando sugiero que una revolución busca hacer ingobernable al país, me refería al desgobierno actual, que sólo beneficia al capital transnacional. A estos no se les debe permitir llevar a cabo su plan quinquenal neoliberal, aunque lo quieran endulzar con pequeños programas caritativos. En su totalidad el plan quinquenal es un robo, y puedo decir esto sin conocerlo porque fue elaborado por los sospechosos de siempre.

    En el pasado, cuando se llamaba a un paro general, o una guerra revolucionaria, se entendía que el objetivo era hacer caer el gobierno del momento, y con suerte reemplazarlo con un gobierno revolucionario. Lo que desconcierta es el discurso del FMLN que afirma por un lado que quiere una revolución, el socialismo, y por otro lado llama a apoyar al gobierno neoliberal de Funes.

    ResponderEliminar
  3. Lastimosamente al no tener una base de apoyo social es un mal que durara por mucho tiempo ,hasta que haya organizacion social bien encausada.
    Siempre me he preguntado de que sirvio tantos años de sacrificio si al final creo (en mi opinion) a nada, es decir se firmaron acuerdos y hubo "concenso" en muchas cosas, pero la estructura del sistema permanecio como siempre...se participa en la politica sin siquiera haber cambiado la constitucion que es hecha a sombra y semejanza de intereses meramente de la clase pudiente, se mantubo el ejercito represivo y esa es mi pregunta como pretender cambios? si la situacion economica, politica y social no a sufrido cambio alguno,a eso agregemosle la falta de una organizasion real del pueblo, ( pues a mi poco entendiemiento) se quedo como otro partido electorero mas que solo convoca cuando hay coyuntura electoral eso no es educar al pueblo en lo ideologico y politico. Dejemos a Muaricio que el tiene claro para donde va y que intereses cuida, exijamos a los que son los responsables de orientar, organizar y educar, quiero creer que son los dirigentes del Frente aqui incluyo no solo a la cupula,tambien a los cuadro medios y bases y si la dirigencia no actua que esta sea rebasada, pues el derecho les asiste.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:49 p. m.

    Ni el gobierno de Mauricio Funes, ni el FMLN estan planteandose cambios verdaderos.
    Todas las politicas diseñadas para favorecer a las multinacionales y la banca internacional la encontramos en El Salvador,todas, somos el muestrario. Gracias a los gobiernos vendidos de arena. En eso el gobierno del cambio no ha cambiado nada sigue de sumiso cooperador. Que pena.
    Cuando el fmln dice que su objetivo es el socialismo, queda sumamente claro que no es la via revolucionaria como la entendiamos en el pasado,es por la via de la participacion politica. Esto da un margen muy reducido de hacer cambios radicales. Pero la verdadera presion la ejerce el pueblo, el poder real organizado.
    Esta organizacion puede resurgir en el momento que la clase trabajadora y todo el pueblo se dan cuenta que ellos son el poder.
    Entonces si ponen a cagar a las cupulas.
    No hay produccion sin la clase trabajadora, no hay consumo sin la clase trabajadora, no hay recaudacion de impuestos sin la clase trabajadora, los recursos nacionales son de todo el pueblo, el ejercito y los demas cuerpos de seguridad estan formados por la clase trabajadora. Entonces, de quien es el poder?.
    Todo lo demas es un poder falso, ejercido por la dominacion mental la acumulacion de capital y la corrupcion.
    Se me volvio a hacer largo, perdon.
    Mariana

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:06 a. m.

    Para mi todo eso es una FARSA bien montada tanto por FUNES como del FMLN, sino veamos como favorecen la impunidad de las instituciones FINANCIERAS y de las TELEFONICAS, que son los mas grandes PARASITOS chupa sangre de este pobrecito pueblo Salvadoreño, deberian por lo menos como GOBIERNO crear campañas de informacion sobre el uso mesurado, o sea educar a la poblacion sobre el uso por ejemplo de las tarjetas de credito y de las "PROMOCIONES" falsas por cierto que lanzan las telefonicas a cada rato pero que en realidad buscan sacarle al consumidor hasta el ultimo centavo. Pero estos politicos bien gracias, se estan tardando un mindo para crear la ley de telecomunicaciones y de tarjetas de credito, otra cosa es que ese señor JORGE DABOU ya aburre aparece mas en TV que el mismo Pte FUNES, esa es el control que los grupos de poder tienen sobre el GOBIERNO y ahi si ni FUNES ni los partidos politicos se ponen las pilas dando la impresion que estan a fasvor de ellos y no de la clase pobre de este nuestro vapuleado pais EL SALVADOR.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9:34 a. m.

    Financieras y telefonicas....a eso agreguele la CEL, guarida de mafiosos, los laboratorios nacionales que han comprado patentes y venden medicamentos extremadamente caros y de pesima calidad...luego viene el gas y el transporte y tantas cosas que olvido.

    ResponderEliminar